Aniversario del fallecimiento de Marc Grau (25/04/1999)

Su nombre está inevitablemente ligado al de El Último de la Fila, grupo del que fue guitarrista durante varios años. Pero además, destacó por ser uno de los mejores productores que ha dado el rock catalán.

De hecho, muchos le reconocen como el verdadero padre de ese fenómeno. Produjo algunos de los álbumes más sabrosos de grupos como Sopa de Cabra, Els Pets (a los que acompañó como guitarrista en divesas giras, como un componente más, desde 1991 a 1998), Lax”n”Busto o Umpah-Pah, entre otros.

En 1997 publicó su álbum debut en solitario, Instrumental. Falleció víctima de un cáncer, el pasado 25/04/1999.

Fuente: Los40.com

A continuación, la noticia de su fallecimiento aparecida en el Pais del 26/04/1999, y una Entrevista de El Pais realizada a Marc Grau el 31/12/1997 con motivo de la edicion de su trabajo en solitario… Desde Petaos.net mantenemos el recuerdo del genial guitarra catalán, artifice de grandes éxitos junto a sus amigos Manolo García y Quimi Portet.

Muere a los 45 años el músico Marc Grau, impulsor del rock catalán

– El guitarrista fue productor de nuevos grupos

El músico y productor catalán Marc Grau falleció en la madrugada del domingo en Barcelona a los 45 años, tras una larga enfermedad que, sin embargo, no le apartó de su trabajo cotidiano. Grau no cultivó jamás su faceta pública, pero su nombre está ligado a casi todos los avatares del pop rock hecho en Cataluña en los últimos 20 años. Su impronta ha quedado reflejada en múltiples colaboraciones con todo tipo de artistas, entre ellos, El Último de la Fila, Jaume Sisa, Sopa de Cabra y Els Pets.

La enfermedad de Grau, diagnosticada hace tiempo, no le impidió continuar con una de las grandes pasiones de su vida, la producción musical, y como fruto de ese tesón, Grau acababa de entregar la que será su obra póstuma: Sol, el último disco del grupo Els Pets. Grau iba para guitarrista desde pequeño. Su madre le compró la primera guitarra cuando tenía 11 años. Sus primeras escaramuzas sobre un escenario las vivió con Rocky Muntanyola, álter ego de Ia Clua, y a raíz de esa relación conoció a Quimi Portet. Por aquella época éste capitaneaba un oscuro grupo llamado Kul de Mandril, que en muchas ocasiones ejercía el papel de telonero de Muntanyola. Fue así como se conocieron Grau y Portet, relación que condujo al primero a entablar amistad con Manolo García.

Pero Grau ya había velado armas con otros artistas del panorama musical catalán, tales como Jaume Sisa, al que entregó su guitarra entre 1983 y 1986. En el disco La nit de Sant Joan, las seis cuerdas de Grau apoyan la voz del cantautor galáctico. Eso ocurría sin que el guitarrista supiese aún que su nombre estaba sonando en las mentes de García y Portet como guitarra solista para un grupo que por entonces ideaban y que se llamaría El Último de la Fila. Así, Grau fue el primer guitarra de esta banda, con la que estuvo trabajando como miembro fijo durante su primer periodo de esplendor, entre 1986 y 1992. Portet recordó ayer de esa época “el extraordinario sentido del humor de Marc, una persona tocada con un humor elegante y fino que le hacía capaz de reírse con mesura de cualquier situación”. “Uno de los entretenimientos en nuestros viajes en furgoneta”, evocó, “era imitar a los deportistas que eran entrevistados en la radio, y Marc siempre asumía el papel del entrenador. Era capaz de imitarlos con una ironía extraordinaria”.

Tras abandonar El Último de la Fila, Grau inició su carrera como productor musical, que le llevó a producir a casi todos los grandes grupos del pop rock catalán en el periodo de arranque de sus carreras. De esta manera pasaron por sus manos Sopa de Cabra, Umpah-Pah, Lax’N’Busto, Bars, La Madam y un largo etcétera. Dos trabajos de Sopa de Cabra (La roda, de 1990, y Ben endins, de 1991) y uno de Els Pets (Bon dia, de 1998), producidos por Grau fueron disco de oro.

Gerard Quintana, de Sopa de Cabra, destacó ayer de Grau su “personalidad didáctica”. “Nos enseñó casi todo lo que sabemos, a nosotros y a la mayoría de los grupos con los que ha trabajado”, destacó. Quiso subrayar también la sensibilidad del guitarrista. Recordó que en la grabación del disco Mundo infierno, en 1993, él se desmayó de cansancio, y Grau se afectó tanto cuando vio que se desplomaba Quintana, que también se desmayó. “Qué susto me has dado, tío, creía que habías muerto”, contó el cantante que le dijo el productor cuando ambos recobraron el conocimiento.

Grau produjo toda la discografía de Els Pets desde su segundo disco, Calla y balla. Además, se incorporó a la banda como guitarra solista, y la casualidad ha querido que su último concierto con ellos lo ofreciese exactamente un año antes de su fallecimiento. Fue en Valencia, con motivo del homenaje a Enric Valor que organizó Acció Cultural del País Valencià. Ayer los miembros del grupo estaba tan conmovidos por la noticia del fallecimiento de Grau que rehusaron hacer declaraciones públicas.

El último año en la vida profesional de Grau estuvo también consagrado a Els Pets, ya que produjo su noveno álbum, Sol. A pesar del avance de su enfermedad, no abandonó los estudios de grabación, e incluso acompañó al grupo a Génova para realizar las mezclas del disco. De eso hace un mes y medio. Antes, en 1998, Grau editó su único disco en solitario, un álbum titulado Instrumental.

Fuente: El País – ENLACE – LUIS HIDALGO Barcelona 26 ABR 1999

“Reivindico el rock instrumental”

Tras años de prestar su guitarra a otros artistas, Marc Grau a decidido por fin prestársela a sí mismo. Conocido por haber acompañado a Sisa, El Último de la Fila y ya desde hace años a Els Pets, este guitarrista, productor y compositor ha decidido por fin editar su primer disco en solitario. Se titula Instrumental, y lo componen 14 temas, cinco de los cuales son versiones en las que Grau rinde tributo a sus recuerdos (Booker T, Brian Auger, Shadows, Santana, etcétera).Grau cede todo el protagonismo al rock sin vocalista: “Desde hace muchos años no se hace rock instrumental, hay un hueco en el panorama que hoy por hoy sólo lo visitan los grupos de posrock. Yo he querido recuperar el rock instrumental con mi disco, un disco de rock sin voces, un disco abierto y ecléctico en el que no han cabido estilos puros. Me he animado a publicar un disco en solitario, por reivindicar un género en desuso y dar rienda suelta a mis propias composiciones”.

Marc Grau aún recuerda los ,tiempos en que la música instrumental tenía peso, y piezas como Listen hear (Brian Auger) se bailaban en las discotecas: “Analizando esta pieza descubres quetiene 140 bpm, así como Time ¡s tigh (Booker T) tiene 160 bpm, frecuencia ritmica, que hoy mismo se sigue bailando en las discos de techno. Es como si nada hubiera cambiado al margen de la forma, de la estética. ¿Por qué hoy la música instrumental que se hace es sólo new age o dance? ¿Acaso no se puede hacer rock instrumental?”.

Para Grau, además de guitarrista también productor de buena parte de los mejores discos que ha dejado el pop rock cantado en catalán, trabajar sin voz obliga a mirar lo que hay detrás, algo que le enseñó Jaume Sisa mientras trabajó con él. “Si a un disco de, rock le quistas la voz es cuando se pueden ver las goteras y los desperfectos que pasan desapercibidos porque son tapados por la voz, ese poderoso elemento que todo lo llena. Para trabajar sin voz hay que partir desde otro punto de vista, y yo tomo el de la pintura, un arte que me fascina desde hace tiempo”, dice Grau. “Me planteé el disco como un collage, como una combinación de elementos que me sirvieran para colorear mis canciones. Si era preciso, como así lo fue, usaría bases pregrabadas e incluso ritmos que se acercaran aljungle. Decidí usar todo lo necesario para que mi guitarra, mi medionatural de expresión, se hiciese entender”.

Grau aprendio a tocar ”a base de pegar el oído al altavoz y sacar los temas de Beatles y Stones” y desde siempre sintió predilección por la guitarra. “Me regalaron Help,y pese a que sabía Another girl no era la mejor canción era una de mis favoritas sólo por el sonido de la guitarra. Yo era de los que disfrutaba con los solos”. Marcado por la tríada Hendrix-Clapton-Beck, a Grau no le fascina la técnica: “Santana nunca ha sido uno de mis guitarristas favoritos, aunque admire su capacidad melódica. Los guitarristas técnicos y veloces como Satriania nunca me interesaron. Bueno sí, cuando era chaval y creía que todo se solucionaba tocando rápido”.

A estas alturas, y tras haber triunfado como productor -Sopa de Cabra, Umpah-Pah, Pets, Lax’n’Busto, etcétera; y como instrumentista de acompañamiento (Jaume Sisa, El Último, Els Pets) Marc Grau aspira a trabajar en lo que le apetezca: “Siempre lo he intentado y me ha salido bien. Lo que tengo más claro es que no quiero que a Instrumental siga un disco testimonial. Seguiré tocando y produciendo, pero habrá más discos de Marc Grau en el rmercado”.

Fuente: El País – ENLACE – LUIS HIDALGO Barcelona 31 DIC 1997

X