MG: Manolo García congrega a miles de fans en el Multiusos

El cantautor ha visitado la ciudad para presentar ‘Los días intactos’. “El paso por Salamanca siempre me ha reportado alegrías, he tenido muy buena comunicación con la gente”, asegura.

El barcelonés, que ya disfruta de su éxito en solitario tras sus triunfos anteriores con las bandas como Los Burros o El Último de la Fila, ha hablado con SALAMANCA24HORAS sobre sus anteriores experiencias en la ciudad, qué podrá encontrar el público charro en su espectáculo y algún que otro asunto. Este jueves, el público salmantino podrá disfrutar de la presentación de ‘Los días intactos’, el último trabajo de Manolo García. Será en el Multiusos Sánchez Paraíso a las 22:00 horas.

– Si a Manolo García le hablan de Salamanca ¿qué es lo primero en lo que piensa?
– Bueno, Salamanca es una ciudad muy bonita, tiene un pasado histórico y un legado cultural importantes… Además personalmente, el paso por esta ciudad siempre me ha reportado alegrías, he tenido muy buena comunicación con la gente y los conciertos siempre han sido muy cálidos.

– ¿Qué es lo que más le gusta de ella?
– Soy un gran aficionado a las piedras, y el pasado y el patrimonio cultural a nivel arquitectónico suele ligarme mucho a las ciudades. Hay varias que considero joyas para observar: Toledo, Gerona, Granada… y Salamanca es una de ellas. Tiene mucho pasado y eso siempre hace a una ciudad interesante.

– ¿Qué van a poder encontrar los salmantinos en el espectáculo?
– Hay componentes que perviven: la ilusión, las ganas, ese punto de alegría que siempre da ofrecer un concierto… Conseguir comunicar con la gente es una fuente de alegría para el músico, una percepción y una forma de ver el mundo, la vida y su poesía. A veces las circunstancias y las convenciones sociales nos hacen olvidarnos de la parte poética de la vida… y la música tiene que ayudarnos a recordarla.

– ¿Podremos escuchar discos antiguos?
– Sí, se podrá escuchar de la mayor parte del disco nuevo y haré un repaso bastante exhaustivo de anteriores trabajos, las canciones de siempre seguirán ahí.

– Salamanca siempre ha respondido bien a los conciertos que ha dado en la ciudad, ¿cree que esta vez se repetirá la historia o que podrías encontrarte con una excepción?
– Yo entiendo que la gente de la provincia va a acudir… Es cierto que las circunstancias sociales actuales son diferentes; existe una degeneración de la oferta cultural por razones obvias: posiblemente menguará la asistencia. Hay mucha gente con problemas graves. Sin embargo, la gente que acuda seguramente sea la misma que ha estado viniendo hasta ahora, y yo creo que va a salir contenta. La ilusión, las ganas, son potenciales que no se pierden nunca; al contrario, si las cosas van mal hay que trabajar más y cargar las tintas para poder mejorar y tirar para adelante.

– ¿Cómo definiría su próximo trabajo?
– Es más optimista, hay una nueva búsqueda de esperanza que en trabajos anteriores no tenía… Se podría decir que es algo más indignado, pero de una manera positiva, alegre, quizás me alejo un poco de otras etapas en las que he buscado más el mestizaje. Se trata de un trabajo más rockero, de guitarra eléctrica… una alusión a la euforia juvenil.

– ¿Algún lugar en el que le gustaría tocar y que aún no lo haya hecho?
– Estoy muy contento con los conciertos actuales, tanto en España como en Latinoamérica… Y, como todo rockero, me atraen mucho Londres y Nueva York, y tengo la suerte de que ya he podido tocar en ambos. La verdad, en este aspecto estoy muy contento.

– ¿Y alguna colaboración que le gustaría hacer realidad?
– Hay muchísimos músicos a los que admiro, y con algunos de ellos ya he realizado colaboraciones. Pero si tuviera que escoger entre los demás… quizás eligiese a los Eagles o a John Cougar.

– Supongo que, con tantos conciertos a sus espaldas, tendrá más de una anécdota con tus seguidores que contar…
– Bueno, podría contar unas cuantas, tantos años dan para muchos episodios… Por ejemplo, una persona desde hace 20 años nos trae membrillos a los conciertos ¡ya le conocemos y es como de la familia! (Risas) La verdad es que suceden muchas cosas curiosas. Ah, y hubo una pareja que decidió casarse y hacer su luna de miel haciendo la gira con El Último de la Fila.

– ¿Tiene alguna manía antes de subir al escenario?
– No sé si podría considerarse una manía… pero más o menos hago lo mismo que hace mucha gente: respirar profundamente para templar los nervios, hacer señal de la cruz… Lo hago ya de una manera rutinaria, como un gesto simbólico e intuitivo, como para pretender que todo salga bien.

– ¿Cómo y cuando se unió al mundo de los músicos?
– Empecé muy joven, con catorce años, en un grupo del barrio. Más tarde, con quince, empecé a tocar en directo con ese grupo en fiestas, en localidades cercanas a la ciudad, bodas, eventos… entonces fue cuando empecé a curtirme como músico. Sin embargo, no fue hasta los veinticuatro cuando hubo un cambio importante… Con esa edad decidí que había aprendido bastante y empecé a componer y crear por mi cuenta.

– ¿Qué música suena en su reproductor personal?
– Bueno, yo viajo bastante, así que donde más música suena es en mi aparato de música portátil… Y escucho cosas muy variadas: Led Zeppelin, Bob Dylan, Camarón, Jimi Hendrix… También a José Ignacio Lapido y The Corrs. Y muchos grupos de los 70, de todos los estilos.

Fuente: Salamanca24horas – ENLACE. Con galería de fotos del público.

X