MG: Senyor Garcia

De tots és sabut que davant de qualsevol cadàver musical, el millor de l’herència sempre va a parar a mans del cantant. És com quan una parella se separa, i la dona es queda amb els nens i el pis i l’home amb prou feines pot arreplegar l’equip de música. Quan El Último de la Fila van partir peres, Manolo García només va haver de seguir, però Quimi Portet va haver de tornar a començar.

El carisma de Manolo García està per damunt de la música i els fidels el segueixen i el seguiran sempre, fins i tot si decidís apostar per les havaneres. La petjada que va deixar El Último de la Fila va ser tan gran que no hi ha hagut tempesta en forma d’Estopa o Antonio Orozco capaç d’esborrar-la. Anar a un concert de García és obrir el calaix dels records on tenim les millors fotos de joventut.

Los días intactos (2012) és la nova excusa per tornar-se a trobar cara a cara amb un dels herois populars més grans que ha produït la música d’aquest país. Les etiquetes de tio normal, de proper, assequible i –oh quina ràbia!– de personatge autèntic, són encara marca de la casa i lluen amb força al darrera de Manolo García com un plafó de photocall.

L’immobilisme musical del Senyor García no ha fet decréixer el més mínim interès per un músic que continua, als 56 anys, saltant i corrent com el primer dia. Som davant d’una bèstia dels directes dels que saben que sense actitud al darrere del teló la batalla està perduda.

Pocs peròs es poden posar a un artista que any rere any rebenta tots els aforaments que es proposa. A Manolo García li ha agradat sempre més el treball de proximitat en teatres que les marees humanes dels grans palaus esportius. Aquesta vegada la jugada li ha sortit rodona. L’esperen quatre Coliseums i un Palau de la Música amb totes les entrades venudes.

Pincha para Continuar Leyendo para leer la noticia en Castellano
De todos es sabido que ante cualquier cadáver musical, el mejor de la herencia siempre va a parar a manos del cantante. Es como cuando una pareja se separa, y la mujer se queda con los niños y el piso y el hombre apenas puede recoger el equipo de música. Cuando El Último de la Fila partieron peras, Manolo García sólo tuvo que seguir, pero Quimi Portet tuvo que volver a empezar.

El carisma de Manolo García está por encima de la música y los fieles le siguen y le seguirán siempre, incluso si decidiera apostar por las habaneras. La huella que dejó El Último de la Fila fue tan grande que no ha habido tormenta en forma de Estopa o Antonio Orozco capaz de borrarla. Ir a un concierto de García es abrir el cajón de los recuerdos donde tenemos las mejores fotos de juventud.

Los días intactos (2012) es la nueva excusa para volverse a encontrar cara a cara con uno de los héroes populares más grandes que ha producido la música de este país. Las etiquetas de tío normal, cercano, asequible y-oh, qué rabia! – De personaje auténtico, son aún marca de la casa y brillan con fuerza detrás de Manolo García como un panel de photocall.

El inmovilismo musical del Señor García no ha hecho decrecer el más mínimo interés por un músico que continúa, a los 56 años, saltando y corriendo como el primer día. Estamos ante una bestia de los directos de los que saben que sin actitud detrás del telón la batalla está perdida.

Pocos peros se pueden poner a un artista que año tras año revienta todos los aforos que se propone. A Manolo García le ha gustado siempre el trabajo de proximidad en teatros que las mareas humanas de los grandes palacios deportivos. Esta vez la jugada le ha salido redonda. Le esperan cuatro Coliseum y un Palau de la Música con todas las entradas vendidas.

Fuente: ARA.cat – TimeOut Cap de 7mana – ENLACE – Traducido con Google Translator

X