MG: El aullido del coyote. Crónica Manolo García (en Murcia)

“No acudir a citas en las que el corazón tenga que golpetear desganado” y dicho y hecho, el auditorio se entregó a Manolo García durante casi dos horas y media de latido rítmico en el universo de naturaleza y arte en el que vive el pintor de canciones. Y es que el lienzo se adorna recordando los pequeños detalles de la vida, el sol, el amor, lo arboles, la artesanía … El orgullo del pincel que escribe amando lo que visualiza y lo transporta al cuadro en directo. La obra se presenta bajo su aullido y un púbico que ama a Manolo desde el primer segundo. Tarea fácil dejarse llevar por todas esas canciones que ya forman parte de la historia musical de este país.

A postre los nuevos temas de Los Días Intactos su nueva creación, que en directo resuenan limpios y merecedores de ocupar un sitio en la peculiar fila de aquel que siempre se quedaba el “último”.En espacio lúgubre adornado con cortinas de flecos psicodélicas el Sr. García comenzó su actuación de forma pausada en un formato acústico en la que su voz tronaba más si cabe sobre el espacio.

Recordando Disneylandia aquel tema de Los Burros para romper el gentío y la maravillosa La Sombra de una palmera, más flamenca que nunca de su primer disco en solitario. Pero la arena se desprendió del bolsillo rápidamente y Enemigos de Lo Ajeno-el mejor disco de El Último de la Fila-levantó el telón imaginario. Aviones Plateados y Los Ángeles no tienen hélices , elevaron al personal por primera vez de los asientos.

“Canciones con las que fuimos y seguimos siendo felices” dictó Manolo y como la melancolía embargaba al artista vuelta de tuerca y a por una de las mejores interpretaciones de la noche con “Un alma de papel” esta sí del presente y con toda la banda.La carrera estaba empezando y sus bailes y movimientos -es Manolo García que nadie lo olvide- se repetían por todo el escenario. Malva,la fabulosa en directo Para que no se duerman mis sentidos ,Todos amamos desesperadamente, Seré… Se mezclaron en un cosmos que irradiaba lindezas y en la que un bailarín expresaba las palabras de Manolo en un tridente de música, danza y pintura.Palabras para los agricultores murcianos y respresarias políticas, el amor a la tierra tan fraguado y pegado en sus composiciones en clave social. Al sol de sus palabras como los lagartos se terminó de desgranas Los Días Intactos.

Estamos ahí probablemente el megahit de carácter ennoblecido , precedió a Somos Levedad con aires techno y al arrebatador baño de masas de San Fernando, que ni a pie ni caminando, corriendo por todo el público desató la locura entre sus fieles para finalizar el éxtasis con la emotividad de Zapatero.Las palmas de pájaros de barro aclamaban a su cantó en el primer bis, pero antes esa gran canción y otra vez como protagonista Enemigos de lo Ajeno, Insurrección y a resurgir como halcones. Dos bises con ranchera, momento acústico poético – bailaó y No estés triste para decir adiós aunque le costó dejar el escenario. Pocos alardes y mucho romanticismo, su personalidad como sus días permanece intacta. Acompañado por una buena banda de las que disfruta sobre el escenario con todas y cada una de las aportaciones.

Manolo dijo una vez que a la vida le faltaba un poco de poesía y le sobraba un poco de materialismo. Las entradas de 40 euros no hacían honor a la frase pero si su esfuerzo por materializarlas. ¿Se consiguió el propósito? Para sus fieles fue la experiencia intima de Manolo en un Auditorio transformando sus temas, interactivo, tirando de voz, ofreciendo nuevas sensaciones. Sí es la respuesta.

Eres grande Manolo gritó un particular, sin bombo, pero con tesón su encierro creativo ha parido un gran trabajo y como siempre un gran “gran” directo. Qué resuene el aullido del coyote español que el corazón siempre le tiene ganas.

Fuente: Chusa en Achorock – ENLACE

X