Manolo García lleva a miles de personas a la insurrección contra la tristeza en Cuenca

Con un repertorio entre su último disco y las canciones de siempre, el artista supo meterse en el bolsillo a sus incondicionales que demostraron tener ganas de volver a verle en una ciudad en la que siempre será bienvenido

Manolo García es uno de esos cantantes que a lo largo de sus años se ha ganado una legión de incondicionales y que con un estilo propio ha sabido ir ganando nuevos seguidores como quedó demostrado anoche en La Fuensanta donde se dieron cita más de 4.000 personas de todas las edades que vibraron, enloquecieron por momentos y, sobre todo, disfrutaron. 

[Img #465385]

La tarde comenzó con tensión. La tormenta que se desencadenó por la tarde en la ciudad hacía temer por la celebración del concierto. Algunos consultaron las previsiones del tiempo más veces que en Semana Santa con las procesiones. Pero finalmente la cita se celebró con normalidad con un ambiente refrescado por la lluvia que Manolo García se encargó de caldear con sus primeros acordes. 

A las 22:30 comenzaba situando alto el listón con uno de sus temas más conocidos llamando a la ‘Insurrección’ recordando que público y artista se necesitaban mutuamente. Lo había anunciado en la entrevista a eldiadigital.es, que un concierto es un intercambio de sensaciones, que quería ver a la gente cantar, disfrutar y sonreír, y vaya si lo consiguió. 

[Img #465383]

Gente de todos los rincones de la provincia llegaron a la cita para saborear una puesta en escena que demuestra que Manolo no tiene edad, tiene ilusión y sabe transmitirla. Bajó en varias ocasiones del escenario. No tiene miedo a acercarse a la gente y palparlos para recuperar las sensaciones que la pandemia nos privó durante un tiempo. 

Ya lo había advertido, “en mis conciertos no hay reloj” y cumplió. Con una energía propia de un joven que inicia nueva gira y la sabiduría de quien ya ha recorrido el camino en múltiples ocasiones, García supo meterse al público en el bolsillo, hacerles cantar, chillar cada vez más fuerte para pedir otra, y otra, y otra hasta las dos horas y media de concierto. 

[Img #465384]

Siempre emocionante con un micrófono en la mano, el cantante versó las bellezas de Cuenca, las sensaciones que siempre ha recogido y tuvo un emotivo recuerdo para Eric de Witt recientemente fallecido que estuvo a su lado desde los inicios al mando de las guitarras y para el que pidió una gran ovación que resonó más que los truenos. 

[Img #465382]

Pero todo lo bueno tiene que tener un final y el del concierto lo tuvo por todo lo alto. De su disco Arena en los bolsillos, cantó ‘A San Fernando’ sabedor que los allí presentes le hubieran seguido andando hasta donde les hubiera pedido. Y cerró el círculo con la misma canción que comenzó donde el estadio de La Fuensanta enalteció consciente de que era el final. Aunque antes tuvo tiempo para terminar recordando y cantando que Manolo García, “sigue siendo el Rey”. 

Fuente: El Digital – D. Guijarro – ENLACE

X