Noche inolvidable, más de 3 horas de concierto de un Manolo García que no pierde su filosofía razonable Destacado

Noche de concierto de Manolo García y su grupo que después de 11 años volvía a la Bien Cercada para darlo todo como así ha sido. Cerca de mil cuatrocientas personas han tenido el privilegio de escuchar un acústico perfecto en sonido, en iluminación y en puesta en escena, más que cercana, a ras de calle y más que a ras de calle, a paso descubierto y entre los mil cuatrocientos espectadores.

No defraudó, Sara, Insurrección, Pájaros de Barro, canciones de sus primeras épocas y hasta su última maqueta, Manolo García con su impecable directo y acompañado por un elenco de músicos de solera ha dejado a los espectadores satisfechos.
Vivir la vida y vivirla a través de la poesía y siempre intensamente, esa es la filosofía razonable que este mago de las palabras y las melodías inculca en sus temas, promulga en sus conciertos y comparte con todos los que hoy se han rendido a un hombre que traslada positivismo, que juega con las palabras de forma mágica, y que ha agradecido a Zamora y a sus gentes el recibimiento de hoy tras tantos años sin poder volver a la ciudad.

Un entorno privilegiado algo que llenará sus retinas y oídos para siempre, un concierto inolvidable el que hoy ha brindado el cantante y su grupo a la gente del campo, agricultora y ganadera de Zamora y provincia, a la España Vaciada y a la Zamora despoblada, y es que no dio puntada sin hilo este renovado e incombustible Manolo García.
Tras más de una década sin venir a Zamora, Manolo García, llegó, cantó compartió, bajó del escenario, y venció a la era digital, lo hizo con su directo cercano y con sus temas de ayer y de hoy que siguen convirtiendo la vida en esa filosofía razonable de la metáfora de sus letras. Se pidió no grabar pero más allá de prohibir la única consideración que hizo fue «No suban los vídeos a Youtube».
Con los temas de este prodigioso mago de las palabras y con la conexión que da un directo en el entorno de la piedra de la Plaza de la Catedral Manolo García se hizo con los cerca de mil quinientos espectadores que esperaban ansiosos a un ídolo de los …70, 80 90, y del hoy día y ahora, el incombustible cantante de los Burros, del Último de la Fila volvió a la Bien Cercada para hacer disfrutar y para colarse entre las sillas, cantar con todo el público al lado y contagiar su filosofía razonable. Instrumentos nuevos en su puesta en escena varios hangs y acústicas con sonidos increíbles, violín dulce y laúd, maracas y mucho que contar y recitar…

Tras más de 3 horas de concierto Manolo García presentaba a su banda esa sin la que como el mismo dijo, Manolo no sería nada: Juan Carlos García que le acompaña desde 1985 al piano y el órgano, Víctor Hiniesta en la acústica, también el guitarra española, laúd y un largo etcétera Josete Ordóñez; el Batería Charly Sardá otro de los incombustibles y las nuevas incorporaciones en el violín y Viola así como en el baile Olvido Landa; al contrabajo Iñigo Cortarrecena, y en la acústica española Ricardo Marín, junto con el equipo técnico a los que agradeció su ayuda y profesionalidad sin olvidarse de uno de los componentes del equipo Raúl que ha tenido que ser hospitalizado…No le faltó a nadie por nombrar, todo su equipo hacen un todo que se llama Manolo García del que Zamora ha disfrutado y se ha resarcido de años de espera, hoy los que hemos estado del inicio al final hubiéramos estado más pero seguro que no hubiera sido mejor.

Fuente: Zamora News – ENLACE – Fco Colmenero

X