Tres egos para un solo espectáculo

SPO
Sisa, Quimi Portet y Joan Miquel Oliver presentan en Barcelona un espectáculo conjunto. Los tres artistas han realizado una selección de su repertorio, escogida por los otros dos.

Sisa, Quimi Portet y Joan Miquel Oliver han unido voluntades. La celebración del XXV aniversario del Mercat de Música de Vic fue la excusa para que estos tres artistas montasen un repertorio al alimón y estrenasen un espectáculo conjunto que hoy llega a Barcelona (Barts, 21 horas). Canciones de los tres prohombres en buena medida escogidas por los otros dos conforman un repertorio de clásicos en el que los egos de estas tres personalidades se someten al bien común. ¿Por qué? Quimi Portet afirma: “Los tres tenemos egos muy realistas y manejables y coincidimos en una relativa inmadurez que nos inclina al entusiasmo colectivo”. Por su parte, Sisa es tajante: “Aquí el único que tiene ego soy yo y no estoy dispuesto a discutirlo. ¡Cuántos quisieran tener un ego como el mío!”. Duelo de complicidades en trío.

Siguiendo con el tema de los egos, Quimi destaca que Sisa es “un frontman puro. Oliver y yo también podemos hacer este papel, pero ambos hemos trabajado con cantantes excelentes y nos sentimos confortables bajo otras formas de alienación en el escenario. Eso nos ha convertido a los tres en un genuino conjunto”. Joan Miquel, que llama coloquialmente al trío el Colectivo Eternity, añade: “En el Eternity te sientes muy seguro, estoy cantando mis canciones mejor que nunca, mucho mejor que en solitario. Y de egos nada de nada, cuando veo a mis compañeros, incluidos Antonio Fidel (bajo) y Xarlie Oliver (batería), se me cae la baba”. Atendiendo a que no siempre la suma de tres talentos triplica el resultado artístico, Oliver sugiere “lo sorprendente es que parecemos un grupo, y como tal somos comparable a otros, no a nosotros mismos como artistas”. ¿Serían entonces definibles como tres señores que se quieren y se respetan?: “Es una buena definición”, confirma Quimi antes de que Oliver apunte que “tendríamos que hacer un disco con canciones nuevas”.

Quimi Portet. “Sisa y Oliver me hacen ver las canciones como acabadas nuevas”
El repertorio que interpretan los tres artistas está lleno de canciones muchas veces interpretadas en directo, que sin embargo, según Quimi Portet, ganan con esta colaboración: “A lo largo del tiempo las propias canciones sufren un proceso de erosión emocional a causa de las interpretaciones. En mi caso la aportación de Sisa y Oliver me las hace ver y sentir como acabadas de hacer”. Puestos a elegir dos canciones ajenas se abre la veda: para Quimi serían La Primera Comunió, de Sisa, y Sa núvia morta, de Oliver. Para este serían Paisatge amb anxova, de Quimi, y Qualsevol nit pot sortir el sol; mientras que Sisa destaca: Sa núvia morta, de Joan Miquel, y Sunny Day, de Quimi, porque para él “son dos canciones que ellos cantan como solistas, que es justamente lo que son”.

En este sentido, en relación con la percepción que tienen los tres artistas de las heterodoxas capacidades vocales de sus otros dos compañeros de aventura, Quimi apunta: “Sisa es muy versátil y profesional; puede ser muy histriónico y humorístico, pero también se mueve muy bien en su registro más clásico y emocional, casi de cantante napolitano. Joan Miquel tiene una voz dulcísima que se aviene perfectamente con las cosas que dice en las canciones, que a menudo son inquietantes, aunque siempre dulces”. Joan Miquel opina que “Sisa sigue las directrices clásicas del cantante profesional de burdel, no le importa cómo le suena la voz, solo piensa en ‘sacar la voz’, como dice él y me pide constantemente antes de cada actuación”. Joan Miquel dice que en Quimi “aprecias en seguida que tiene una voz preciosa, luego sube al escenario y se pone a gritar como un loco. Con la guitarra hace lo mismo, cuando está tranquilo toca muy bien, luego no se puede controlar y comienza a dar manotazos”. Por su lado, Sisa resuelve el tema asegurando: “No sé cómo se atreven a cantar. Yo lo hago porque es la única manera que he encontrado para no trabajar”.

Preguntados por las trayectorias artísticas de sus compañeros de viaje en este espectáculo, Quimi cree que las diferencias entre el Oliver de Antònia Font y el que trabaja en solitario son los acabados de las canciones, más minimalistas que con su ya exgrupo; mientras que de Sisa opina que le gustan todas su etapas, pero quizás más la actual, “porque es un entusiasta, sabio y tiene un repertorio inolvidable”. Joan Miquel recuerda de Quimi las veces que lo vió con El último de la fila cuando era pequeño y destaca de su personalidad: “Es intuitivo, no acepta conversaciones sobre aparatos, solfeo, escritura, guitarra, microfonía… parece que pase de todo. No se hace el chulo, sabe un montón de cosas sobre muchos temas pero se les reserva por cortesía”. Sisa, irónico, despacha el tema afirmando “yo soy feliz de trabajar con gente que no sabe muy bien quién es, porque afirma mi ignorancia”. Y para finalizar un epitafio como rúbrica: Quimi apuesta por No em passeu més trucades; Joan Miquel sugiere “apartad a las criaturas” para Quimi y “passeu, passeu” de Sisa. Este piensa que la idónea para Quimi es “súbeme el volumen de guitarra” y “súbeme la voz” para Oliver. Genio y figura. Por triplicado.

Fuente: El País – ENLACE

X