«La pintura es una forma de volver a mi condición de ser anónimo»

MG_A http://www.manologarciaycia.com

«Quiero sacar un disco ya, tengo mono, unas ganas tremendas!»

Músico y artista plástico, expone en Pola de Siero. «Soy músico y me apasiona, pero de vez en cuando hay que olvidarlo para poder volver a serlo limpiamente».

Manolo García, músico de exitosa carrera con grupos como «Los Burros» y «El último de la fila» y, posteriormente, en solitario, asistirá hoy a las siete y media de la tarde a la inauguración en la Casa de Cultura de Pola de Siero de la exposición «Un poco de mi. Sub-realista» en la que muestra otra de sus facetas, la de artista plástico, por primera vez en Asturias. http://www.manologarciaycia.com

–Siempre ha sido artista plástico, pero triunfó antes en la música.
–«Con estar en este mundo que me ha apasionado desde chiquillo, poder estar en activo, hacer discos, hacer conciertos, si eso es triunfar soy más que feliz. La pintura ha estado en mi vida desde crío, estudié artes aplicadas, diseño gráfico y no tenía ni idea de que me iba a ganar la vida con la música, y la verdad es que no he dejado nunca de pintar, pero sí es cierto que en los últimos años he activado más la cuestión.» http://www.manologarciaycia.com

–¿Qué le lleva a pintar y que lelleva a mostrarlo?
–«Supongo que el arte, como es una actividad de creación, conlleva una necesidad de compartir. No conozco a creadores que no quieran compartir. Habrá, evidentemente, un punto de vanidad, sin el que no haría exposiciones ni cantaría ni haría conciertos. La pintura es algo más introspectivo, más solitario, pintas solo en casa oyendo música, y son unos ratos muy agradables, paso muchísimas horas que me liberan de la parte más estrambótica, de la fama. Es bonita, evidentemente, y yo lo agradezco, pero a veces es una situación muy extraña, y no soy en ese sentido nada vanidoso, soy bastante discreto. La pintura es una forma de volver a mi condición de ser anónimo. Soy músico y tengo que hacer giras, me gusta y me apasiona, pero de vez en cuando hay que olvidarlo para volver a ser de nuevo músico limpiamente.»

–De todas formas, al exponer, vuelve al papel de famoso.

–«Sí, pero es puntual. Pintas durante meses y un día hay una presentación de la exposición, vienen amigos, gente y prensa, tu la presentas y te vas a tu casa.Tienes la obra colgada durante un tiempo, la gente acude voluntariamente, la ve, puede gustarle o no, pero seguro que le hace reflexionar. Creo que el arte saca la sensibilidad a flor de piel, y esa es la parte bonita de la pintura.»

–¿Cómo ha sido recibida hasta ahora su obra pictórica?

–«Hay mucha gente que me dice que casa bastante mi forma de pintar con mi forma de hacer canciones.Yo no soy un autor de canciones al uso. Mi forma de hilvanar un discurso, en mis letras sobre todo, tiene un punto bastante surrealista. Hay una parte de ironía bien entendida, que nunca es cinismo, y el sentido del humor es muy importante. Todo cabe, el surrealismo tiene un poco de esto, y es uno de los estilos que más me gustan.»

–¿Es consciente de que habrá mucha gente que al verlo en la exposición se dirá «qué pena que esté este hombre aquí y no nos cante nada»?

–«Tiene toda la razón. De hecho, cerré la exposición de Barcelona con un concierto en la galería para unas 150 personas. Estuvimos tres horas de concierto. Es otra posibilidad que me gusta también. Lo importante es hacer música, pintura, arte, regalarnos unos a otros la posibilidad de vida, de estar un poco fuera del mundo terrenal. El arte es algo muy espiritual, que te inflama por dentro, que te emociona. El día a día terrenal, que si Blesa, Rajoy, Gürtel, es agotador. Pero pintas, haces canciones, haces giras y pillas a la gente en un momento muy bueno.»

–¿Cómo ve la evolución de los soportes en la música?

–«El que más me gusta es el vinilo, pero por una cuestión práctica: es lo que mejor suena. El sonido digital es más plástico, y no digamos cuando pasas al mp3 y todos esos formatos en los que suena «chiquito», después de tantos arreglos y tantas horas de intentar que suene bien en el estudio.»

–Y está la caída de las ventas y la tendencia a copias gratuitas.

–«Yo soy músico y lo seré mientras viva, y haré canciones y tocaré mientras pueda, porque es mi pasión y me gusta compartirla. Pero no me gusta que otros se lucren con lo que hago. Yo jamás penalizaría a la gente por escuchar las canciones, el problema son los que se aprovechan del trabajo de los músicos.»

–¿Qué se trae entre manos?

–«Estoy grabando, en el estudio, muy contento. Todo lo que se va a ver en Asturias está pintando en los últimos tres o cuatro años. Ahora ya he parado de pintar. Sigo haciéndolo pero no le echo ocho horas al día. Pinto un poco y el resto estoy en el estudio grabando. Quiero sacar un disco ya, tengo mono, unas ganas tremendas.»

Fuente: La Nueva España – Edición Impresa, adquirido. Si vas a compartirlo, al menos menciónanos.

X