MG: Pinturas que alumbrarán escuelas

MG Manolo García, Alejandro Sanz y Ana Torroja venden sus cuadros para recaudar fondos para dotar de luz eléctrica e Internet a una escuela rural de Guatemala.

Sechinacoyou es una escuela rural y modesta de San Pedro Carcha, un municipio guatemalteco de Alta Verapaz. Allí, cinco profesores imparten clase a 118 alumnos sin recursos, que luchan contra la pobreza y la desigualdad, intentando abrirse camino y labrarse un porvenir. Pero en la escuela no tienen luz. Ni allí, ni en otras muchas escuelas de Iberoamérica. Por eso nació Luces para aprender, una iniciativa conjunta de la Fundación Voces y la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI) que trabaja en la recaudación de fondos para dotar de energía solar y conexión a internet a las escuelas rurales.
La iniciativa que “alumbrará” el Caserío Sechinacoyou es Voces que dan luz, una serie de dibujos, collage y pinturas que han donado cantantes y músicos nacionales para lograr los 3.700 euros que se necesitan para dotar de energía solar y conexión a internet a esta pequeña escuela.

Gremio solidario, los artistas nacionales no dudaron en participar. Pronto se recogieron medio centenar de pinturas, dibujos y collage de artistas de primera fila, como Manolo García, Alejandro Sanz, Luis Eduardo Aute, Miguel Bosé, Ana Torroja, Fito Cabrales, David Summers, Mikel Erentxun, Diego Vasallo, Leire Martínez (La Oreja de Van Gogh), Mai Meneses (Nena Daconte), Lolita, Sole Giménez, “La Shica”, Álex Ubago y un largo etcétera. Primero, los cuadros viajaron en una exposición itinerante que recorrió España, y ahora, se venden a través de la web de micromecenazgo compartido www.mymajorcompany.es, donde se pueden comprar las pinturas originales, que oscilan entre 500 y 2.000 euros, y reproducciones por sólo 30 euros.

Juan Merín, director de Voces, está detrás de esta iniciativa conjunta con la OIE, y cuenta a LA GACETA los orígenes “musicales” de la ONG: “Voces se crea en 2007 de la mano de la Mari de Chambao y Antonio Orozco. Gracias a ello se suman más artistas, del cine y de la música, que comparten estas ideas y colaboran desinteresadamente. El secretario general de la Fundación, Mariano Pérez, ex presidente de Warner, planteó hacer Voces que pintan, y buscar una causa que ayudase a la gente”. Rápidamente, se pusieron en marcha a llamar a los artistas, que no dudaron en dar el sí: “Tuvimos una respuesta magnífica. Algunos lo hicieron con más profesionalidad, otros con más ilusión, pero todos con muchas ganas”, cuenta.

Algunos músicos, como Manolo García, Luis Eduardo Aute o el músico Diego Vasallo se dedican también profesionalmente a la pintura, pero otros no tenían tanta experiencia. Es el caso de la cantante de La Oreja de Van Gogh, Leire Martínez. “Ella dijo que no sabía muy bien que hacer porque lo suyo no era pintar, y decidió hacer un collage, algo más original y que suplía con creatividad la falta de técnica. Un día en su casa estaba jugando con unas pinzas y a partir de ahí surgió su idea”.

Otros, como Ana Torroja y David Summers, colaboran con Voces desde hace tiempo, y decidieron plasmar en sus pinturas su experiencia en un viaje que hicieron a Mali. “Estuvimos allí para dar cursos de formación a jóvenes artistas. Ana se implicó mucho, y una de las cosas que más le llamó la atención eran las mujeres de Malí, y pintó una mujer muy chula. Al viaje vino también David Summers, y pintó a Ana Torroja abrazando a un niño. Ahí se produce una cadena de razones: Ana dibuja su experiencia en Mali y David, la dibuja a ella allí”.

Retratos femeninos

Los retratos de mujeres, precisamente, son quizá los más presentes en esta iniciativa, y llaman mucho la atención de la vocalista de Nena Daconte, que también pintó el suyo. Lo mismo hizo Sole Giménez: “Pintó una mujer más asiática. Tiene mucho talento, estudió Bellas Artes y tiene muy buena técnica, y se atrevió con una técnica muy complicada y está muy bien resuelto”.

Quien también optó por dibujar una mujer fue La Shica, que trabajó toda una noche para lograr llegar a tiempo para participar en el proyecto. “Ella tenía un cuadro parecido a este, pero era excesivamente pequeño. En una noche, casi sin dormir, con la ilusión de estar en la exposición, lo hizo”.

Algunos, como Fito Cabrales, optaron por un autorretrato a modo de caricatura, y otros, como Alex Ubago, dibujaron un paisaje que respondía a la silueta de su ciudad, San Sebastián. “El Pescao ha hecho una especie de mándala. Cuando necesita relajarse hace este tipo de dibujos”, explica Juan, sobre la colaboración de David Otero.
De una u otra manera, todos han dejado sus trazos solidarios para la causa, algunos con dibujos sorprendentes. “Me gusta mucho el cuadro de Mago de Oz, con la fuerza que tienen y lo transgresores que son, el dibujo parece muy infantil. Jamás pensé que dos tipos que se las daban de duros iban a hacer ese tipo de dibujo”, reconoce.

Etiquetas en las botellas

Las pinturas se venderán a través de la plataforma de My major company hasta el próximo 11 de diciembre, por lo que tienen tres meses para recaudar, como mínimo, los 3.700 euros necesarios para la escuela. Junto a los originales y las reproducciones, han puesto también a la venta 2013 botellas de vinos de Rueda, donados por las Bodegas Menade, que llevan las etiquetas con una reproducción exacta de las láminas que forman parte del proyecto.

Desde Voces esperan lograr el fondo mínimo para financiar el proyecto de la primera escuela, y si llegan a los 7.400, continuar dotando de energía solar a otra de la República Dominicana. Juan Merín, entusiasmado, no descarta la posibilidad de lograr dar luz a varias escuelas: “Si se supera esta segunda cantidad, será para otra tercera escuela. Cuanta más colaboración, mejor”. Al cierre de esta edición, habían recaudado 650 euros. El primer tramo de un camino, tan largo como gratificante, para iluminar la educación de gente sin recursos.

Fuente: La Gaceta – ENLACE

X