MG: Manolo Garcia “falto de vitalidad” ¿?¿?¿? cierra su gira en Madrid

Antes de que os leáis esta ‘crónica’, quisiéramos dejarle estas humildes palabras/comentarios al autor/a de la misma : “Sinceramente, no sé en qué concierto estuviste, pero lógicamente no en el mismo que nosotros; estoy bromeando, pero es que creo que todos los allí presentes disfrutamos a tope con dos horas y tres cuartos de concierto y más de treinta canciones a todo ritmo. No entiendo lo de que Manolo García estuvo ¿falto de vitalidad? Lejos de fanatismos y siendo objetivo, estamos hablando del último concierto de una gira que ha llevado a Manolo a cerrar más de 50 conciertos, la mayoría con el aforo completo, en los que Manolo ofrece cerca de 3 horas de su trabajo.

Aunque Manolo y su banda toquen en recintos pequeños, más estilo teatro/cercanos, el ritmo suele ser endiablado, con las lógicas pausas para coger aire, por que sí, es humano, pero en ninguno se ha podido evitar que la gente se levante de sus sillas nada más sonar los primeros acordes. Seguro que se le hace imposible dejar “su vitalidad” de un lado. A parte, supongo que sabrás que durante esta gira el cantante ha sido operado de apendicitis, ha pasado por una lumbalgia, y eso que son las primeras bajas que se coge en su carrera. Conociendo el historial de Manolo García ¿dudar a estas alturas de su vitalidad? vamos hombre! Siempre respetamos las opiniones ajenas, y repito, lejos de fanatismos, pero es que esta vez nos parecen criticas más que gratuitas e infundadas.

Para muestra un botón, juzguen ustedes mismos (vídeo grabado personalmente por mí durante ese concierto):

PD: Por cierto, infórmate antes de escribir, por que no tiene ninguna canción que se llame ‘Tempus Fugit’, y quizá te refieres a “Lo quiero todo”. Menuda credibilidad! Salut!”. Y ahora la ‘crónica’:

No fue el que nos tiene acostumbrados en la despedida de su temporada de conciertos. En el Palacio de Congresos de Madrid, Manolo García se despidió de su gira “Los días intactos”. Como siempre, miles de seguidores le esperaban ansiosos a que saliera al escenario. A ritmo de “Navajas de papel” (un tema deLos Rápidos) arrancaba un concierto que prometía más de lo que finalmente fue, según comentan nuestros colegas de Quiero besos.

noticia/crónica completa.

El público estaba entregado, pero Manolo se ahogaba. La masa pedía más, pero parece que no le quedaban fuerzas. Lograba levantar, pero las canciones de su último disco no ayudan, demasiado lentas, demasiadas canciones… El recital se vino arriba con “Aviones plateados” o con “La sombra de una palmera”, pero las sensaciones no eran las mismas con “Estoy aquí” o “Tempus Fugit”, no parecía el García al que nos tiene acostumbrados.

Lo que no faltó fue reivindicación. Tras cantar “Un giro teatral”, paró un momento, como él mismo dijo, “para leer las anotaciones que hago cuando miro el telediario”, y se dispuso a protestar, comenzando por las tasas impuestas en Justicia, el recorte en las clases de refuerzos a discapacitados, el cierre de urgencias… y, por supuesto,  una alusión a los banqueros, iniciaban diez minutos instrumentales a modo de protesta que culminaban con “Un año y otro año”. Y es que si por algo se caracteriza Manolo García, es por su compromiso social, y así, retomó su crítica dedicando a los jóvenes que tiene ilusión por triunfar en la música o en lo que quieran, su tema estrella, “Insurreción”.

Tras un repaso por el repertorio de su trayectoria en solitario, pasando por algunos temas de “El Último de la Fila”, un Manolo García aún más cansado, pero con ganas de entregarse, se despidió  alternando ritmos como sólo él sabe hacerlo: mezclando “Cuando yo quiera has de volver” con “Adelita” y “La bamba”. Esta vez, mi acompañante fiel a sus conciertos y yo, no nos hemos quedado sin nuestra ranchera, pero sí con un sabor agridulce por la falta de energía que hemos notado en algunos momentos.

Fuente: OcioGay – ENLACE

X