MG: Manolo Garcia despide su gira en Madrid con un publico entregado

Son las 21:45 horas y Manolo García salta al escenario para dar comienzo a lo que será su fin de Gira de los Días Intactos. Como no, y fiel a su espíritu, sorprende al Palacio de Congresos con una canción de los Rápidos, si, Navajas de Papel ha sido la canción elegida. Ya con el público en el bolsillo, un Aviones Plateados resuena fuerte para hacer temblar todo el auditorio. Se sentía la vibración, y así repasa canción tras canción parte de lo que fue el último de la fila y parte de lo que es Manolo García en solitario.

Yo estoy emocionada, como todos los que hay a mi alrededor, y miro a un lado y otro y veo personas de todas las edades, pero hay un detalle que me llama la atención, una niña de tan sólo tres años, pasa por delante de mí. No puedo evitar acercarme a ella y quien supongo que es su madre, me dice que ya es su segundo concierto, y lleva puesta una camiseta de Manolo García. La niña sonríe cuando le tomo la foto, se la ve feliz, y yo recuerdo cómo comencé a escuchar el El Último de la Fila de la mano de mi hermana mayor. Me encanta ver que la buena música se transmite de generación en generación.

Pero volviendo al concierto, y es que la emoción me puede, diré que he visto a un Manolo García más cansado que de costumbre. El público le pedía más, pero, por momentos, parecía agotado. Eso sí, lo que nunca pierde, pase lo que pase, es su compromiso con la sociedad, tras exponer su descontento con la situación social, criticando los recortes en la educación, sobre todo en los temas relacionados con la discapacidad, el cierre y privatización de hospitales, las nuevas tasas judiciales…en general, los recortes, tocaba 10 minutos de música instrumental protesta que termina con la canción “Un año y otro año”. Respetuoso al máximo, al finalizar el tema pidió aplausos a los que estábamos de acuerdo con la protesta y les mostró su respeto a los que no lo están.

Con un público incansable, que pedía más como sólo los seguidores de Manolo García lo hacen, es decir, al ritmo de las palmas de Pájaros de Barro, se retiró dos veces para volver a salir. Así el concierto se ha extendido durante casi tres horas en las que se ha podido sentir como bajaba el ritmo cuando sonaban los temas de su último disco y vibraba mucho más con canciones del pasado.

Antes de tocar su tema “Para que no se duerman mis sentidos” dijo algo que quiero compartir con vosotros y que creo que todos deberíamos tener en cuenta: “Hay una infrautilización de los sentidos. Debemos pensar menos y sentir más”. Y es que para lo bueno y para lo malo, Manolo García ante todo, es un poeta.

Fuente: Quiero Besos – ENLACE

X