MG: Iremos un ratito a pie y otro caminando

“Llévame esta noche a San Fernando, iremos un ratito a pie y otro caminando…” Aún no sabemos cómo se desarrollará esta noche en La Isla el concierto de Manolo García pero es fácil imaginar al personal de la Plaza de Toros desgañitado, a voz en grito, identificando un nombre con una ciudad, quizás no la ciudad para la que fuera concebido el tema pero, qué más da, Manolo García canta “llévame esta noche a San Fernando” y el público gaditano ensancha sonrisa, espanta los males, alza las manos y es feliz. ¿No se trata de eso, al fin y al cabo? Rozar, por un momento, la esquiva utopía, la felicidad.

A Manolo, de todas formas, le gusta San Fernando, le gusta Cádiz, le gusta el Sur. Así que suponemos que lo entona de corazón: “Llévame esta noche a San Fernando…” A veces se escapa a La Isla para tomar un pescaíto, da una vuelta por Cádiz, pasea por Alcalá… Y no lo molesta nadie. Eso también le gusta a Manolo. Perderse entre la gente, entre las calles, observar, respirar, anotar cosillas en su libreta, dibujar en los hoteles… Encontrar, al fin, un repunte de esos Días intactos, una especie de blanco luminoso que atraviesa las horas, los lugares, lo exterior y lo interior bañándolo y acercándolo a otra utopía mal amante, la eternidad.

Porque Manolo no se sitúa en un territorio físico. A Manolo lo anima un territorio social, una rebeldía social. Y ahí está el secreto. Sus pinturas no son más que jeroglíficos que ocultan su disconformidad con el devenir de los acontecimientos. Otro tanto le ocurre a sus canciones. ¿No lo creen? Él mismo lo cuenta: “Todo parte de esa idea que he tenido siempre desde muy joven de que yo no puedo ser feliz si mi vecino no es feliz, que yo no puedo disfrutar de la plenitud de mi vida si lo que me rodea es decadencia, es pobreza, es miseria, es dolor… ¿Por qué nos putean de esta manera? ¿Por qué a los mineros no los dejan ganarse la vida? ¿Por qué se cierran escuelas rurales? ¿Cómo puede ser que obliguen a la gente mayor a seguir trabajando y la gente joven esté mano sobre mano? ¿Es justo que la gente joven se tenga que ir fuera porque aquí se le cierran las puertas?… Eso me subleva y me lleva a pintar, a escribir, porque sino exploto y me cabreo”. En esta provincia, algo sabemos de eso.

Fuente: Diario de Cadiz – ENLACE

X