Manolo García, un vuelo desde Gijón a todo gas

El barcelonés entusiasmo a sus fans con un potente arsenal de nuevos temas y clásicos de siempre en su esperada cita con el Gijón Life

El cantante Manolo García descargó ayer todo su arsenal de poderosa energía en la explanada junto a la Escuela de Marina Civil de Gijón ante un público de incondicionales que lo aguardaban desde hace semanas para el reencuentro del barcelonés con una ciudad a la que ha sido fiel desde que le tocó hacer la mili en ella. A lo largo de sus cuatro décadas de carrera musical, raro ha sido el año en que el ex componente de El Último de la Fila no se haya dejado caer por la villa de Jovellanos con sus canciones. Su última visita fue en octubre de 2019, luego llegó la pandemia y un paréntesis en el que el músico no se escapó del bicho, y que aprovechó para preparar los dos extraordinarios álbumes que publicaba este año: ‘Mi vida en Marte’ y ‘Desatinos desplumados’ para lanzarse de nuevo a la carretera. Temas de estos trabajos y una buena remesa de sus clásicos sonarían anoche a pleno gas -como es de ley en el artista- en su esperada cita con el Gijón Life.

Seguidores de todas las edades y de todas las épocas del barcelonés calentaban el asfalto del recinto en un anochecer que llegaba con brisa fresca para el arranque del concierto. Superfans como la cántabra Verónica San Martín y su amiga asturiana Laura García, sobre las vallas de primera fila, contaban los minutos sin disimular la emoción. «Lo que más me gusta de Manolo son las sensaciones que transmite. Lo suyo es puro arte, un auténtico poeta», declaraba la primera y su compañera subrayaba: «Me encantan sus directos, ahí está de cuerpo entero y con los años ha logrado conservar su esencia». Unas filas más atrás, el madrileño Álvaro Formoso disfrutaba del regalo de cumpleaños de su chica Blanca Piñeiro: «Me sorprendió con la entrada para verlo juntos en Gijón. Sólo lo había visto en Madrid. Soy seguidor suyo desde jovencito. Sus canciones me llevan siempre a esos años. Esperamos disfrutar», desvelaba él. Devoto de García desde sus tiempos en El Último de la Fila, el naveto Fidel López confesaba que está iba a ser la primera ocasión de verlo en vivo: «Seguro que no va a defraudar», expresaba buscando un hueco desde el que seguir la fiesta.

Con los más rezagados aún entrando en el recinto, veinte minutos después de la hora señalada, García encendió la mecha con guitarra eléctrica en las manos y su icónica ‘Insurrección’. «Buenas noches, muchísimas gracias, sois unos campeones», saludó y, sin pausa, otro viejo hit: ‘Lejos de las leyes de los hombres’. Solo era el principio. Llegarían ‘Tinta y lápiz’, ‘Un alma de papel’… El cantante expresó su alegría por volver a ver al público gijonés. «Tenía ganas después de tanta pandemia, de tanto coñazo», dijo para recordar lo imprescindible del arte, la cultura y las emociones. Como las que él transmite.

Fuente: El Comercio – Pablo Antón Marín – ENLACE – Foto Damián Arienza

Enlace a Galería de Imágenes: Fotos: Manolo García lo da todo en Gijón | El Comercio

X