Manolo García, Un poco de Amor. Por José Lucena

Ayer, a las ocho de la tarde, puntualmente, como suele ocurrir con los acontecimientos que marcan nuestro tiempo de disfrute, desembarcaba en las plataformas digitales, el nuevo tema de Manolo García, Un poco de Amor. Melodía potente, desenfadada y alegre, que desarrolla a mi entender, la nueva aventura de ese personaje creado por García, el escéptico participativo, que a veces toma impulso vital y se deja llevar con consecuencias imprevisibles. Un retrato que nos recuerda a Un giro teatral o la continuidad del Solitario que se reconcilió con el mundo pero lejos del dolor que desprende esta última, llena de fina ironía.

Nos encontramos ante una joya, una crítica sarcástica del amor y sus trampas con frases de brillantes, afiladas y de una musicalidad fuera de toda duda.

El video es punto y aparte; un multi García polifónico, ataviado para el cortejo, tiene diversos encuentros a lo First Dates con parejas de lo más variadas. Genial el guiño a las famosas aplicaciones de contactos. Se suceden situaciones y gestos, descacharrantes, hilarantes, y de fondo, tras nuestro galán ocasional, el hombre orquesta. Toques surrealistas que harán las delicias de cualquiera que lo vea.

Por cierto la palabra que suscita las consultas al diccionario, gil, en una de sus acepciones se entiende como una persona simple o en su significado con algo más de retranca, incauta. Un término perfecto para definir el carácter de nuestro protagonista.

Estamos ante una medicina cargada de felicidad y buen humor. Nuestro cangrejo Cupido particular, ha llegado con una flecha embadurnada de vitalismo a un mundo, que más que nunca, hoy, necesita un poco de Amor, de buen Amor (por supuesto, siempre con el permiso del Arcipreste de Hita).

Si este es el aperitivo, no quiero imaginarme la cena.

De José Lucena https://www.facebook.com/jose.lucena.374

X