Joëlle Zilberman:«La suerte aparece cuándo trabajas duro, no llega con tutoriales de YouTube»

Tenía dos ‘shows’ diarios con el Cirque du Soleil en el Hotel Luxor de Las Vegas, la pandemia le cambió la vida y tardó tres meses en volver a Ibiza.

Ha creado su propio rol y personaje como ‘camera-dancer’, lo que la ha llevado a participar como artista profesional en el espectáculo ‘RUN The Show’ del Cirque du Soleil en el Hotel Luxor de Las Vegas. Su vida era un sueño, tenía dos ‘shows’ al día y todo lo que una joven artista puede soñar, pero la pandemia le cambió la vida en un soplo. Ahora entrena en Ibiza a la espera de nuevos retos.

Joëlle Zilberman (Ibiza 1985) es una joven artista ibicenca de padre argentino y madre uruguaya que inició sus estudios en la isla y prosiguió en Barcelona los de arte dramático y audiovisuales hasta llegar a trabajar en un espectáculo profesional del Cirque du Soleil. El largo viaje de Ibiza a Montreal para ensayar la obra ‘RUN The Show’ y participar en el espectáculo del Hotel Luxor de Las Vegas fue una aventura convertida en sueño e interrumpida en su mejor momento por la pandemia del Covid-19. En 2016 trabajó con su propuesta de camera-dancer sobre el escenario en las giras del cantante Manolo García y ahora, tras su regreso, sigue entrenando en la isla y preparando nuevos retos a la espera de un futuro incierto como artista, bailarina y cámara de televisión. Pese a todo Joëlle se siente orgullosa de ser la primera mujer y artista que ha creado su propio personaje dentro de un espectáculo de mayor envergadura en el famoso circo.

Se considera una artista cinematográfica que actúa y graba el espectáculo a la vez, tenía dos espectáculos diarios en Las Vegas, casa y todo lo que un artista puede soñar, pero de repente la pandemia le dio la vuelta a su vida y estuvo tres meses buscando la forma de volver a Eivissa. Lo consiguió desde Canadá tras tres días de largo viaje por medio mundo.


¿Su ADN de artista le viene de familia?

En parte sí, mi madre es joyera y mi padre músico, así que desde pequeña estaba cantando y bailando en casa con el grupo de mi padre y con músicos profesionales. Empecé bailando en Ibiza, en el centro de danza de Marisol Roig-Francolí, y estudié en el Liceo Francés, luego hice teatro y a los 17 años me fui a estudiar a la Universidad de Barcelona Comunicación Audiovisual y arte dramático en la escuela Nancy Tuñon.

¿El aprendizaje y los estudios le valieron para darle un enfoque a su carrera?

Aprendí sobre todo a gestionar emociones, a hacer interpretación pura, lo que me ha dado una amplia trayectoria y me hace ilusión compartirla. Tengo también dos máster de dirección de fotografía de cine y realización de televisión, todo ello me ha valido, sin duda, para crear mi propuesta artística, combinando las artes escénicas y la tecnología audiovisual del cine para darle un sentido a mi idea de la interpretación y a crear mi propio personaje.

¿La suerte ha sido un factor fundamental en su carrera para llegar al Cirque du Soleil?

La suerte aparece en el momento en que trabajas duro. Hasta llegar al Cirque du Soleil he hecho muchos rodajes, obras de teatro, conciertos y proyectos no remunerados. Nada llega con tutoriales de YouTube y con destacar en la redes sociales. La experiencia me ha enseñado que solo la curiosidad, el esfuerzo y el estudio te definen como profesional. Mi abuelo me enseñó que es muy importante observar lo que ocurre a tu alrededor, hay que hablar poco y aprender mucho.

¿Qué trabajos relevantes destaca de su trayectoria?

Trabajé en Barcelona y Madrid como cámara en series de éxito como ‘Cuéntame como pasó’ y ‘El Príncipe’, entre otras. Gracias a excelentes profesionales aprendí la verdad y la realidad del oficio, empecé desde abajo y eso te da un valor y una seguridad.

Luego se volvió autodidacta creando su perfil y una nueva especialidad.

Creé mi especialidad de cámara performer y logré combinar mis dos aficiones: estar sobre el escenario como artista y controlar la parte técnica y audiovisual como cámara al mismo tiempo. Creo que he sido la primera mujer y artista que ha hecho este trabajo en directo dentro de un espectáculo del Cirque du Soleil. Estoy muy orgullosa de esta creación personal.

¿El conocimiento de las distintas facetas de un espectáculo ha sido la base de su desarrollo como artista multidisciplinar?

Conocer los medios y desarrollar las diferentes facetas artísticas me sirvió sobre todo para presentar propuestas diferentes y originales

¿Qué papel ha jugado el cantante Manolo García en su carrera reciente?

Ha sido vital, me dio la oportunidad de hacer de cámara-dancer, como artista del show y rodando al mismo tiempo su espectáculo. Lo que grababa se proyectaba en directo y eso me permitió meter al público en el escenario conmigo y hacerle partícipe del espectáculo. Me presentaba como artista con un tutú y me dejó libre en el escenario. Manolo se portó muy bien y me ayudó mucho.

¿Eso la llevó a las puertas del gran desafío del Cirque du Soleil?

Tras trabajar con el grupo de Manolo García hice un casting en Barcelona para el Circo del Sol, tuve la suerte que esta compañía valora mucho la polivalencia de los artistas. Me dieron la oportunidad de mostrar mi talento como bailarina, actriz y cámara durante ocho horas, canté incluso de forma improvisada, y les gustó mucho mi ductilidad. Pude mostrar todas mis aptitudes para que las valorasen. A partir de ahí empecé a formar parte del banco de artistas del circo.

¿Y cómo dio el salto a Montreal para formar parte de un espectáculo circense?

Me llamaron desde Montreal para hacer el entrenamiento y formar parte del proceso creativo, fueron seis meses de creación total. Estuve dos meses ensayando duro para una puesta a punto y luego nueve meses trabajando en el espectáculo ‘RUN The Show’ en Las Vegas .

¿Cómo fue su trabajo en el espectáculo ‘RUN The Show’?

Incluí a mi personaje de cámara dentro de la creación. El trabajo en Las Vegas fue interesante porque pude adaptar mi rol de ‘Maeko’ y me convertí en el eje conductor del primer thriller de acción en directo con peleas, fuegos, motos, coreografía de combates y, además, pude formar parte de los especialistas en espacios minúsculos. Me construyeron un arnés especial para volar por encima del público y el escenario grabando con la cámara como narradora.

¿Se había imaginado alguna vez hacer algo tan interesante y excitante a la vez?

A ese nivel no. Fue realmente apasionante realizar escenas de acción y efectos especiales. Incluso un plano secuencia de 15 minutos con cámara en mano. Me permitía mostrar mi criterio estético y sensibilidad, introduciendo al público en la historia a través de mis ojos. Tenía dos shows al día, una rutina, trabajo, casa y todo lo que un artista sueña, pero de repente se paró todo y la pandemia me ha dado la vuelta a la vida.

¿Siente que ha creado algo nuevo en el mundo del espectáculo?

Soy una artista cinematográfica, actúo y grabo a la vez. Este es un rol que se adapta a los nuevos formatos de espectáculo, ya que busco una experiencia única e irrepetible para el público que hace falta ahora en los nuevos conciertos y obras de teatro, formando parte del espectáculo.

¿Qué supone la cámara en su trabajo creativo?

La cámara es el ojo que te permite ver el teatro, el show o lo que sea. Mi bagaje como técnica de cámara me permite ser una todoterreno y quizá por ello estoy muy preparada como artista.

¿Utiliza alguna técnica en especial?

Trabajo con las últimas tecnologías cinematográficas y me gusta combinarlas con la faceta de actriz. No grabo como espectador, trato que la cámara tenga vida propia camuflada en un espectáculo.

¿Las Vegas es una ciudad difícil para un artista?

Es una ciudad hostil, el circo me ha enseñado muchas cosas y aprendí rápido cómo sobrevivir en un lugar tan inhóspito. Tuve la suerte de que mi mirada es la que transporta al espectador dentro de la atmósfera del show. Es una visión que cuida al artista, su emoción y lo que propone.

¿Cuál es su visión como creadora audiovisual?

Doy al espectador la oportunidad de conocer al artista introduciéndole en la trama y le propongo una experiencia inmersiva del show. Quiero hacer sentir al espectador y ser su cómplice.

¿Ser mujer la ha ayudado?

El show business es un mundo de hombres, tuve que ser muy creativa y demostrar con creces mi valía.

¿Qué hace ahora en Ibiza?

Ibiza es mi casa. Es una vuelta al origen. Practico y me mantengo en forma para los nuevos proyectos y oportunidades que vendrán. ¿La suerte llama dos veces?

No. Hay que moverse, he tenido que esforzarme mucho y tener determinación hasta conseguir algo. Ahora creo que tengo la combinación perfecta para adaptarme a cualquier proyecto.

¿Cómo ha sido el regreso?

Mi mundo cambió en un día, desalojé la casa y el coche y fui corriendo al aeropuerto. Fue muy complicado, una repatriación dura, estuve tres meses esperando debido a que las fronteras estaban cerradas. Me rescató mi familia de Canadá, pero no podíamos volar a España por las restricciones del Covid-19. Al final conseguí un vuelo de Winnipeg-Toronto-Zurich-Barcelona-Ibiza de casi tres días de duración y esperas en aeropuertos. Al llegar tuve que hacer cuarentena quince días y me ha venido muy bien ver a la familia.

¿Que sueña ahora que tiene mucho tiempo para pensar?

Proyectar lo que hago y que se valore lo que aporta este rol. Me gustaría participar otra vez en el circo, pero también crear. Tras el Cirque du Soleil vienen otras producciones pioneras, estoy preparada para lo que llegue, proyectos innovadores en todos los formatos, musicales, videoclips, teatro clásico…. Estoy lista.

Fuente: Diario de Ibiza – https://www.diariodeibiza.es/cultura/2020/09/14/suerte-aparece-duro-llega-tutoriales/1169071.html – Foto Maria Brodkin

X