Manolo García: «Massa vell per al rock and roll? Una merda!» // «Demasiado viejo para el rock and roll? Una mierda!»

Entrevista completa (en Català) en: http://www.enderrock.cat/noticia/21344/manolo/garcia/massa/vell/al/rock/and/roll/merda

De Xavi Mercadé / Enderrock / Rockviu

En Castellano:

El músico barcelonés presenta ‘Acústico, acústico, acústico’ el nuevo disco en formato unplugged.

Charlar con Manolo García es siempre un placer, domina el arte de la conversación y sabe convencer con su tono de voz pausado y seguro. Incluso cuando las distancias de seguridad y las mascarillas intentan poner barreras imaginarias en medio. Acústico, Acústico, Acústico (Sony, 2020), es su nuevo trabajo que recoge la gira de conciertos acústicos que ofreció el invierno pasado por todo el Estado. Una nueva manera de enfrentarse a su universo sonoro.

Este es tu tercer disco en directo en seis años. En otra época, los discos en directo marcaban un antes y un después en la carrera de un artista: ‘Made in Japan’ de Deep Purple, ‘Rock’n’Rios’ de Miguel Rios, ‘Live at the Apolo’ de James Brown o ‘Concierto de Media’ de Sau. Han cambiado las reglas del juego?
Sí, totalmente. Yo lo hago para reivindicar el derecho del músico a sonar decentemente. Ya no quiero hablar de la gestión de nuestra música, porque hacen lo que quieren con nosotros. Quiero reivindicar la dignidad del músico que da su vida, estudios, horas, viajes, creación …, ejercer un oficio con una serie de herramientas que nos dan la posibilidad de sonar bien encima de un escenario, frente al túnel oscuro en el que nos encontramos donde cualquier persona sin ningún conocimiento, lo registra con un sonido infame y lo cuelga en las redes. La única manera que encuentro para luchar contra esta indefensión es hacerme yo los discos, editar con condiciones este directo y con un sonido digno. No es una cuestión económica, hoy en día casi no se venden discos,
 

Manolo García Foto: Xavier Mercadé

Es por eso que pides a los conciertos que nadie suba vídeos en Youtube?
Hemos pasado de un tiempo en que se cuidaba muchísimo la imagen a otro extremo donde todo vale. Si estás colgando un contenido de alguien, al menos deberías pedir permiso para hacerlo. Todo es un lío muy grande, pero está claro que esto es un negocio donde pocos, muy pocos, ganan mucho. Y mucha gente trabaja gratis para esta gente pensando ingenuamente que son felices haciéndolo y compartiéndolo. Los señores Youtube y Google no comparten ‘ni una mierda’ de sus estratosféricos ganancias, y la gente colabora con ellos con toda la buena fe. Yo no soy nadie para luchar contra todo esto, pero sí quiero tener voz y voto a la hora de decidir lo que se cuelga de mi obra. Me gasto dinero, tiempo y energías, pero mis canciones tienen que sonar bien.

Pero con El Último de la Fila hasta el disco recopilatorio ‘Historia de una banda (Autobiografía sónica)’ (Sony, 2015), nunca hicisteis sacar un disco en vivo a nivel oficial. Los aficionados teníamos que buscar en el campo de los K7 piratas …
Sí, entonces era la época que citabas, cuando el disco en vivo era un punto y aparte, o bien necesitaban tomarse una temporada de descanso y hacer una revisión de su carrera. EUDLF éramos un grupo que vivíamos el presente, pero antes y ahora me hace mucha más ilusión crear obra nueva. Y no hay nada como el directo de verdad, no puedes sustituir la imagen que tienes viviendo un concierto. Nada se puede cambiar con la emoción de asistir a un concierto que llevas meses esperando. Por ejemplo la emoción de ver a Daniel Lanoisen Badalona, de sentir las canciones, como las pone en escena, como las reinterpreta, esto es maravilloso y no hay nada que lo sustituya. Puedes ver en vídeo el show de Freddy Mercury en Wembley en un DVD, pero nunca será la misma experiencia que viví cuando vi a Queen en el Palacio de Deportes en 1979, teniendo a Freddie a siete metros y ver cómo se le ‘hinchaban las venas del cuello. Esta imagen la llevo en el corazón y nada la puede sustituir.

‘Acústico, acústico, acústico’, tres veces por dejarlo claro …
Es que nunca había hecho una gira de conciertos en acústico, con guitarras acústicas, percusiones, contrabajo, armónica. El poner énfasis en la palabra «acústico» es también un elemento gráfico, una llamada de atención que remarque el concepto.

Generalmente los acústicos se minimalizan las instrumentaciones, en cambio tú has ido con toda la caballería, la misma banda de los conciertos eléctricos la has reconvertido al sonido acústico. Porque?
Sí, hemos reconvertido la factoría y hemos cambiado la maquinaria. Ha sido muy divertido, yo no concebía dejar a parte del ejército fuera de la batalla. El compañerismo es importante y cada uno hace su aportación particular al servicio del concierto. Con los músicos que me acompañan es muy fácil hacer este cambio y conseguir que cosas sencillas tengan mucha fuerza. Además, a mí me gusta hacer conciertos largos: el público podría estar esa noche en 27 sitios diferentes, pero han elegido ir al concierto y yo los tengo que sorprendió gratamente, tengo la obligación de hechizarnos con un despliegue de estimación. La apuesta y el reto es volver a enamorar y no perder nunca la capacidad de sorprender y emocionar sin fallar nunca. Oporto en activo desde el año 1981, cuando empecé con Los Rápidos, Y sigo tanto enamorado de la música. Y creo que incluso un poco más, ya que por el camino he ido descartando cuestiones superfluas y no pierdo el tiempo en cosas inciertas. A lo largo de mi vida la música ha ganado territorio, me dedico más que antes a componer: ahora para hacer doce canciones en necesito tener 40 preparadas. Y no me cuesta nada prepararlas! Soc feliz, este es un territorio de felicidad y donde aflora la vitalidad. Demasiado viejo para el rock and roll? Una mierda! Picasso estaba pintando hasta antes de morirse! No quiero dejar de hacer una hacía que aporta emociones a los demás.

El sonido del disco es muy fiel a lo que sonó en el escenario en conciertos del Teatro Tívoli el 4 de diciembre o del Palau de la Música el 27 de diciembre de 2019. Hay errores que han quedado, pero le da más naturalidad a la grabación.
He querido sacar un poco mi cháchara entre canción y canción. La gente ha venido al concierto a escuchar canciones pero también se ha de confraternizar y compartir las ideas que te vengan a la cabeza, pero entiendo que no tengan que ser estos soliloquios, ya que lo que yo explique un jueves en Lleida y en un momento concreto, no le pueda interesar a un señor de Burgos que esté escuchando el disco en su casa.
Manolo García Foto: Xavier Mercadé

Con los años has conseguido que los temas clásicos se fundan con los nuevos, que todo forme parte de una unidad y que incluso un tema antiguo como «Navaja de papel» de Los Rápidos no patine. Como lo consigues?
Todo es cuestión de pensar en el sonido, los arreglos y la producción previa. Trabajar con una banda de ocho músicos requiere una concentración y también cierta frialdad. Fue un mes y medio de trabajo intenso a jornada completa pensando cómo debía sonar este directo antes de empezar la gira. Estoy rodeado de muy grandes músicos que, cuando yo propongo algo, enseguida tengo el resultado. Todo fluye, nos conocemos desde hace años, hay buena comunicación, nos caemos bien y no hay egos alterados, todos saben su lugar en el organigrama de trabajo. Yo nunca impongo mi punto de vista, siempre doy la posibilidad de mejorar mis ideas. Nunca me cierro. Hay mucha camaradería pero también mucho respeto. Es una situación idónea para hacer lo que queremos, ya sea un concierto acústico, un eléctrico o lo que sea.

El disco ha coincidido también con la edición del libro El fin del principio (Editorial Aguilar, 2020) con dibujos y poemas. Qué encontrará el lector?
Encontrará mi pulso, mi caminar, mi ironía, mi manera de observar el mundo. Me gusta observar, ir por la autopista y imaginarme cosas que podían haber pasado por aquellos espacios. Por la ventana ves casas abandonadas, polígonos industriales que devastaron un territorio y ahora están en ruinas … En mi libro lo que hago algo se relató a mí mismo, todo lo que observo y veo en mi vida. Son historias reivindicativas que escribo en forma de poema. Además tengo la suerte que de estos ejercicios a menudo me salen canciones. Con la pluma sobre el papel (escribo con una estilográfica sobre papel blanco) suelto estas canciones de cuna que me hago a mí mismo. A menudo levantarse por la mañana es difícil, hay normas obligatorias que son muy cuestionables como pasar la ITV o tener ir a hablar con el gestor para la desclaració de hacienda. Parece que todo consiste en trabajar y consumir, y eso no va conmigo, no me convence.

En tus textos dibujos con muchos espacios oníricos. Son para huir de la realidad?
Me los tengo que crear yo mismo. Ahora mismo estamos en un mundo muy deshecho y sobre todo en las últimas décadas ha cogido una velocidad de vértigo. Ahora estamos en la revolución tecnológica y ya se habla de revolución cuántica y robótica pero, ¿qué pasará con los humanos? Es inquietante. Los ordenadores podrán avanzar pero no podrán escribir poesía, pintar cuadros ni componer canciones. Los ordenadores no sufren, no tienen sentimientos, no aman ni odian … La humanidad sin las emociones que hará? Uno de nuestros métodos de lucha es buscar la belleza. Cuando hablo de ‘nosotros’ me refiero a Patti Smith , Bruce Springsteen , 091 , Gansos Grasaso yo mismo. Debemos buscar las emociones, el saber estar sin tiempo, relojes ni calendarios. Para mí eso es la música, los poemas, los dibujos. En mi mundo apostamos por el rock, por una vía inteligente y reflexiva, una apuesta de participación. Me gusta cuando Lluís Llach se pone torero, me gustaba cuando José Antonio Labordeta explicaba cosas, o Aute cuando se ponía poeta, me gusta la gente que dice cosas de verdad, con el corazón y con el alma, que no buscan una situación física. Me encanta escuchar a Paco Ibáñez cantando versos de Goytisolo como «Palabras para Julia», lo agradeceré siempre, ya que me ha hecho vivir ese instante de mi vida. Y también aplaudo cuando Gansos Grasas dicen «a la mierda todo» ( «Bancals»): realmente hay muchas cosas en este mundo que tenemos que sacar de nuestra vida y enviarlas a amasar.
Manolo García Foto: Xavier Mercadé

¿Cómo has vivido la pandemia y estos meses de reclusión?
Si dejamos de lado los detalles terribles de la enfermedad -las personas cercanas que lo han tenido, la inquietud, el malestar y el miedo-, también hemos podido constatar que hay un mundo muy cercano a nosotros. No necesitamos tanto y con poco puedes ir haciendo a la vida, ha quedado claro que la salud es lo más importante. Los gallegos Siniestro Total ya lo definieron los años ochenta con el título de dos discos suyos: ¿Quando se come aquí? (DRO, 1982) y Ante todo Mucha calma(BMG Ariola, 1992). Nos hacen creer que tenemos que aspirar a paraísos lejanos y que tenemos que trabajar duro para conseguirlos. Y esto es una trampa, primero porque vivimos en una sociedad piramidal y estos paraísos sólo están al alcance para cuatro personas, de gente que tiene poder pero que es infeliz. Estos días de confinamiento hemos visto que en casa está bien, que los libros y las pelismuelen: viva la tranquilidad y fuera el frenesí. Al limitar sus posibilidades, estos días las neuronas han descansado y hemos estamos descubriendo que en lo que tenemos cercano también hay cosas por descubrir. Hemos llegado a la conclusión de que es mejor moverte por que tienes cerca, gastar y contaminar menos, trabajar menos para necesitar menos y ser menos esclavo. La única verdad es tu interior; si estás mal, lo estarás aquí o en el Caribe. Si estás bien, lo estarás en la Barceloneta o donde sea. Además, el alojamiento y la cerveza son más baratas y las gambas son mejores!

Fuente: Enderrock – ENLACE

X