Concierto Manolo García – Palau de la Música Catalana (Barcelona)

Manolo García finalizó a lo grande su gira «Acústico Acústico», este 27 y 28 de diciembre, con dos «sold out» conciertos en el Palau de la Música Catalana de Barcelona, dentro de la programación del 21º Festival Mil·leni.

En estos dos inolvidables recitales ofreció lo mejor de su extensa discografía en formato acústico, pero acompañado por su banda de siempre sobre el escenario, formada por Ricardo Marín (guitarras), Víctor Iniesta (guitarra acústica y española), Olvido Lanza (violín y viola), Josete Ordóñez (bandurria, laúd), Íñigo Goldaracena (contrabajo), Juan Carlos García (teclado y percusión) y Charly Sardà (percusión).

La velada dio comienzo con la polifacética Olvido Lanza al violín abriéndose paso entre el público desde la platea al escenario donde se encontraba Manolo con su guitarra acústica para interpretar «Exprimir la vida». 

Siguió con «San Gennaro» de su época en Los Rápidos, «Cierro la noche», «Sólo amar» y «Sabrás que andar es un sencillo vaivén».

Manolo se entregó al máximo, mostrándose cálido y cercano a lo largo de las tres horas del concierto, bajando en diversas ocasiones a cantar entre el público, e intercalando mensajes reivindicativos, comprometidos y sociales entre canción y canción.

Enamoró a los asistentes con un medley formado por temas de El Último de la Fila y Los Rápidos que incluyó «Navajas», «En los árboles», «Ya no danzo al son de los tambores», «Braque» y «Llanto de pasión».

Siguió con «Sombra de una palmera», «Sombra de la sombra de tu sombrero», «Ardió mi memoria» con Olvido ejerciendo como bailarina, «Océano azul» que cantó entre el público, el coreado «Sobre el oscuro abismo en que te meces», «No estés triste», «Nunca es tarde», desatándose la locura con la preciosa versión de «Pájaros de barro» y «A San Fernando, un ratito a pie y otro caminando».

Volvió a recuperar temas de El Último de la Fila en un nuevo medley formado por las nostálgicas «Sara», «A veces se enciende», «Lápiz y Tinta» y «Canta por mí».

El última tramo del concierto llegó con una divertida versión de «Si te vienes conmigo»,  en la que animó al público a realizar surrealistas coros maullando, ladrando y piando; despidiéndose con «Nunca el tiempo es perdido».

Y volvió a regresar a escena para encarar una hora más de bises que incluyó «Como quien da un refresco», «Ardieron los fuegos», «Rosa de Alejandría», «Carbón y ramas secas», «El frío de la noche», «Somos levedad», «Una tarde de sol», «Para que no se duerman» y «Giro teatral»

El inevitable final llegó con el esperado himno “Insurrección” y una especial versión de la ranchera “El Rey”.

Fuente: Sonia Ochoa – ENLACE

X