Manolo García no defrauda en Zaragoza

Con un solo de violín daba comienzo el concierto del barcelonés Manolo García en el Auditorio de Zaragoza. Desde ese instante la noche prometía y el cantante no defraudó; acompañado por una banda en acústico, formada por un cuarteto de cuerdas y un dúo de percusión. Guitarra en mano, el artista salía al escenario para presentarnos su nuevo trabajo, “Geometría del rayo”. El séptimo de su carrera en solitario. El compositor se mostraba cercano con el público que anoche llenaba la Sala Mozart. Tanto fue así que, mientras cantaba, una fan se acercó a darle un ramo de flores y el cantante le devolvió el gesto con un abrazo. La canción y el concierto seguían, con un buen sonido y una preciosa puesta en escena. Manolo García hacía un guiño a todas las personas que poseen enfermedades raras. Entre el público no sólo se encontraban seguidores de la capital aragonesa, sino que también llegaban personas de Andalucía o Calatayud, entre otros puntos de la geografía española. Todo para ver a su ídolo en directo. El concierto transcurría incorporando un acompañamiento de piano y con el artista entrelazándose entre el público. 

Sonaban las canciones que componen “Geometría del rayo”. Con “Cítricos amantes” daba comienzo una noche en la que los clásicos de su época con “El último de la fila” no faltaban. Siete discos a sus espaldas y varias giras en acústico llenando las salas de todo el país. Una personalidad cercana, con firmeza y seguro de sí mismo y de su talento son sólo algunos adjetivos que definen a un artista que ha sido capaz de unir, con su música, a varias generaciones. 

“No estes triste”, “San Genaro”, “Ardió mi memoria” o “Pájaros de barro” fueron algunos de los temas que sonaban. Tras más de tres horas de música en directo, el concierto se cerraba con “Giro teatral”. Antes de ello una mención especial para Jose Antonio Labordeta. “Habéis tenido en Aragón un político fetén; Labordeta”. 

Minutos antes de su gran noche en Zaragoza hablábamos con él. Manolo García nos contaba que, a pesar de haber muchas más distribuidoras musicales que hace años, la cultura parece no tener demasiada cabida en nuestro país, concretamente para los artistas emergentes, que merecen todo el respeto del mundo. Nos contaba también que el día que pierda esa ilusión que habita en su interior se bajará del escenario. Esperamos y deseamos que nunca se canse de regalarnos las canciones tan bonitas que lleva dentro. 

Fuente: El artista de la calle – Noelia Romero – ENLACE

X