Manolo García: «Cerrar el centro de Madrid al tráfico es como una tirita para un cáncer»

El cantante actúa hoy en la primera jornada del Concert Music Sancti Petri de Chiclana de la Frontera

El poblado de Sancti Petri de Chiclana acoge desde hoy hasta el 30 de agosto la segunda edición del Concert Music Festival, uno de los grandes eventos del verano andaluz, y que en el mes de julio contará con artistas como Vanesa Martín (día 13), El Arrebato (18), Cepeda (21), Beret (24), Café Quijano (25), Raphael (26), Pablo López (27), Nyno Vargas (28) o Diana Navarro (31). La cita arrancará con Manuel García, que presentará un concierto acústico «pero nada amuermado», tal como nos comenta por teléfono con su imperecedero buen humor.

– Que su gira sea acústica no significa que no haya espíritu rockero.

Eso lo llevo en mi ADN, así que no falta nunca. Además es un concierto muy variado, en el que vamos cambiando la formación y la instrumentación, así que es muy movidito. Es para un público sentado, pero para que también se levante a bailar. No vamos a estar toda la noche en plan muermo, aullando a la Luna.

– ¿Qué vendrá después este verano?

La semana que viene voy a dar dos conciertos en Sant Feliú de Guixols, donde además voy a hacer una exposición de pinturas y de instalaciones de madera. Será en el espacio Carmen Thyssen que hay allí.

– No sabía que trabajara con madera.

Eso es nuevo, me he tirado a la piscina. Son instalaciones pequeñitas, pero me lo paso muy bien liándome a martillazos con ellas (risas). Acabo de pasar toda la mañana trabajando en ellas, y se me ha pasado volando.

– ¿Tienen algún hilo conceptual?

Sí, la deshumanización.

– Esto me hace pensar en su recelo con el exceso de tecnología en nuestras vidas.

Exacto. Es lo que le decía: he pasado toda la mañana trabajando con hierros y maderas, aislado, sin necesidad de estar informado ni de saber nada del exterior durante horas. Me he tomado un desayuno, me he puesto a trabajar y se me ha pasado el tiempo volando y he sido feliz. Eso es para mí la humanidad. Intento alejarme de la tecnología todo lo que puedo y con todas mis energías. Las tecnologías tienen cosas buenas, aplicaciones en medicina, en el arte, etcétera. Pero esa idea que nos meten de que un móvil te lleva al nirvana, ¡y una mierda! Lo que hacen es esclavizar a la gente, especialmente a la que no sabe mesurar su uso. Yo me rebelo contra esa esclavitud, hago ejercicios para alejarme de eso, como el de esta mañana. No tengo Whatsapp, no tengo Instagram, no tengo «smartphone». Empleo el tiempo en las cosas que me hacen sentir humano.

– ¿Y qué me dice de esos cacharritos que te hablan en casa y te dicen el tiempo que hace, el tráfico que hay, las recetas que vas a comer hoy…?

¡Eso es una mierda! ¿Pero qué es eso de hablar a una máquina? Yo quiero hablar con personas. Habrá gente como yo que siempre se negará a tener eso en casa. A mí ver a una persona hablándole al móvil me da vergüenza ajena, me huele a caspa. No admito que me manipulen de esa manera. Eso son ideas de ejecutivos que se toman un whisky a las diez de la mañana, riéndose de cómo se van a forrar con estas cosas que no hacen más que esclavizar y que encima eliminan puestos de trabajo. Yo cuando voy al metro intento que me dé el billete la persona que está en la taquilla, no la máquina. De todas formas, las corporaciones tecnológicas pueden pretender vendernos lo que quieran en el futuro, pero como no arreglen la madre del cordero de todos los problemas no van a poder vender una mierda.Si no conseguimos que la temperatura deje de subir, la hemos cagado

– La madre del cordero es el cambio climático.

Claro. Llevo años insistiendo en esto. Desde la época de El Último de la Fila, ya recogíamos dinero para organizaciones ecologistas y trabajábamos en serio con este tema. Pero el problema es cada vez más acuciante. Ha habido una pequeña buena noticia: en Dinamarca el Gobierno lo ha declarado prioridad nacional. Pero en el resto de Europa estamos a verlas venir. Que si cerramos el centro de Madrid al tráfico, que si barrios peatonales en Barcelona, que si nosequé… Tiritas para un cáncer. Vamos a lo que vamos, señores. Por favor. Hace falta un vuelco total de modelo económico y social, que si está bien planteado va a crear muchos puestos de trabajo. Si no conseguimos que la temperatura deje de subir, la hemos cagado. Los jóvenes tienen la llave que puede hacer girar el curso de los acontecimientos.

– Serrat, Sabina, Julio Iglesias… hasta cien artistas han retirado su repertorio de la SGAE. ¿Se lo plantea?

Ahora mismo no sé exactamente qué está pasando, pero por lo que me cuentas, sí. Me lo voy a plantear. Lo llevaba pensando un tiempo, porque lo que ha pasado en los últimos treinta años allí no es de juzgado de guardia; es de alto tribunal. Metimos al zorro en el gallinero. Es terrible que nuestra propia entidad, la que se fundó para defendernos, esté abusando de nosotros.Lo de la SGAE no es de juzgado de guardia; es de alto tribunal

– Fue muy bonito el detalle que tuvo con una fan enferma que no pudo acudir a su concierto.

Estaba muy mal y no pudo venir. Su familia se acercó en el concierto, me dijo que siempre disfrutaba mucho con mi música y me pidió un autógrafo. Le dije que mejor iba a verla al día siguiente, y así lo hice. Sin pretensiones de que la prensa se diese cuenta. No quería que saliese en los medios.

– Pero ver una buena noticia, entre tantas malas, sienta bien.

Pues eso también es verdad. Vale, vale (risas).

Fuente: ABC – Nacho Serrano – ENLACE

X