Nunca el tiempo es perdido. Manolo García aumenta su leyenda en el Pabellón de Palencia.

Manolo García, que saltó al escenario una hora más tarde por el excesivo calor, encandiló al público palentino

Más de quince años sin regresar por Palencia es mucho tiempo, sobre todo para los seguidores de Manolo García que en esta nueva gira acústica volvieron a entregarse al cantante como si no hubiese pasado el tiempo. Altas expectativas para el público, en una noche que se preveía intensa con el cantante acercando sus éxitos de siempre en un formato distinto, pero que tuvo que esperar, en largas colas, al menos una hora, debido al retraso por el excesivo calor acumulado dentro del Pabellón Municipal, ya que las instalaciones no cuentan con sistema de aire acondicionado.

Cientos de fans de toda la provincia y de otros puntos del país, se dieron cita en la capital palentina en un Pabellón de Deportes que registró una gran afluencia de público, más de 4.000 personas. Los asistentes pudieron disfrutar de un concierto muy emotivo en el que Manolo García quiso unir su voz al latir de los corazones presentes.

Un concierto único en el que el artista estuvo apoyado por una impresionante banda y eso quedó claro desde el minuto uno del espectáculo de ayer noche. Una gran violinista daba la nota inicial, a ritmo de ‘Juego de tronos’, a más de tres horas de emoción sobre el escenario. Minutos antes del inicio el Pabellón de Deportes ya coreaba su nombre y el artista catalán no se hizo de rogar.

Más de veinte años han pasado desde el éxito de ventas que fue ‘Arena en los bolsillos’, el primer álbum en solitario del artista tras la separación de la exitosa banda El Último de la Fila. El cantante catalán ofreció un concierto único con un formato en acústico, muy alejado de lo que hasta ahora ha sido su carrera, pero sin defraudar a un público muy exigente, al que la organización no dudó en facilitar agua de forma gratuita para combatir el calor asfixiante del Pabellón.

Manolo García repasó algunos de sus grandes éxitos, aquellos que fueron cantados a pleno pulmón por los centenares de asistentes al evento. El artista no quiso olvidarse de algunos de sus temas estrella de las formaciones con las que se hizo popular como El Último de la Fila, Los Rápidos y Los Burros, sus bandas de siempre, pero en esta ocasión en formato acústico y por supuesto, los temas que integran su último trabajo.

Las canciones de ‘Geometría del Rayo’, su séptimo y último álbum de estudio, también fueron coreadas como los viejos temas. Un nuevo álbum que está dedicado a todos aquellos que no pueden vivir sin arte en cualquiera de sus manifestaciones o modalidades, y es que no hay que olvidar que Manolo García a parte de cantante es también un excelente pintor amateur. Letras que aúnan la poesía con el surrealismo y que hicieron las delicias del público asistente que se entregó a García en todo momento.

El público ovacionó al cantante catalán cuando comenzaron a sonar las primeras notas de uno de sus temas más emblemáticos, ‘Pájaros de barro’, la primera canción con la que se presentó en solitario. El formato acústico contó con gran cantidad de guitarras, percusiones, contrabajo, violín y hasta un laúd para sorpresa de los asistentes, junto con una gran banda que hizo el acompañamiento perfecto a una voz inimitable.

Más de tres horas de concierto en las que también hizo alusión a las zonas rurales y a las cosas sencillas de la vida entre cada una de sus canciones.

Fuente: Norte de Castilla – Palencia – Jesus Garcia-Prieto

X