Manolo García arranca este fin de semana en Ciudad Real su gira nacional en acústico (vídeo)

Manolo García ha presentado esta mañana los conciertos en acústico que ofrecerá este viernes y sábado en Ciudad Real, con los que arrancará una nueva gira nacional. El cantante, que ha agradecido poner ensayar el inicio de la gira, “siempre laborioso”, en el Teatro Quijano, ha reconocido disfrutar viajando de una ciudad a otra para interpretar sus canciones.

En rueda de prensa que ha ofrecido en el vestíbulo del teatro municipal, García ha comentado que lleva sobre los escenarios interpretando repertorio propio desde 1981 sin haber hecho hasta la fecha acústicos. Siempre había tocado en formato “más roquero y con una carga de sonido importante”. En sus discos, relataba, siempre le ha gustado incluir algún tema “más dulce, menos electrificado”, y considera que ha llegado el momento “de gozar” de una gira acústica, sin batería ni guitarras eléctricas.

Se trata de un formato acústico, pero con una extensa banda sobre el escenario, ya que estará acompañado de Ricardo Marín, Víctor Iniesta, Josete Ordoñez (guitarras españolas, acústicas y laúd), Juan Carlos García (piano, percusión y coros), Olvido Lanza (violín y chelo), Charly Sardà (percusiones) e Iñigo Goldaracena (contrabajo y acordeón).

En cuanto al repertorio, y teniendo en cuenta que acústico cambian las sonoridades y arreglos, ha prometido un concierto variado, con repaso general de a trayectoria, “adaptando canciones roqueras a versiones más suaves”. Además, comentaba, ha intentado complacer peticiones a la hora de seleccionar las canciones. En todo caso, «sí o sí, tengo que tocar ‘Pájaros de barro'». Habrá también una versión un instrumento «estrambótico» y, en general, ha optado por incluir instrumentos que se salen «de lo convencional». No faltará tampoco algún tema de El último de la fila.

Quienes asistan al concierto verán a un Manolo García más íntimo. Evidentemente, bromeaba, “no voy a galopar por el escenario”, y muchos tramos del concierto los realizará sentado. Esto, señalaba, ofrece una nueva oportunidad: “la de cantar mejor. Porque cuando se corretea o se intenta animar al público, “esto te resta posibilidades a la hora de cantar”.

El hecho de que se agotaran las entradas de los conciertos de Ciudad Real, las del primero en apenas unas horas, reconocía, «despierta el sentido de la responsabilidad». «No puedo fallar», decía. «Si confían tanto en mí, tiene que ser perfecto para que no se sientan defraudados». Que la gente responda de forma «tan fiel», recalcaba, «es muy serio». «Tengo que hacer lo que sea para que lo pasen bien», añadía.

Sobre el futuro, el que fuera cantante de Los rápidos, Los burros o El último de la fila, sus planes son “no malvivir, vivir un poco cada día”. Esto, comentaba, tomar un café con un amigo, pintar, leer, comerme un bocadillo con una cerveza… “esto es ser feliz”. Además, luchar a su manera por las cosas en las que cree y que es necesario “arreglar inmediatamente”, como el cambio climático. El caso de Greta Thunberg es “un ejemplo a seguir”. Los adolescentes, ha remarcado, tienen el curso de la historia en sus manos. “Si ellos actúan ya, es posible el cambio; si se deja todo en manos del cuerpo político mundial, esto puede tomar un sesgo duro”, concluía.

X