Antonio Fidel: «La poesía debería estar en todo lo que nos rodea»

Antonio Fidel, compositor y miembro de históricas formaciones como Los Rápidos, Los Burros o El Último de la Fila, debutaba hace unos meses en solitario como Antonio Fidel y Los Navegantes –Jorge Mario Martínez (voz), Juan Expósito (batería) y Antonio Marín Albalate (poeta)–.

En su primer disco Canciones del otro lado(Lemuria Music), repleto de rock, la poesía aparece por doquier y hay citas de Oscar Wilde, Niestzche, Bukowski, Leopoldo María Panero, Rubén Darío, Beaudelaire o Bernardo Atxaga. En él han colaborado amigos como Manolo García, Quimi Portet, Miguel Costas (Aerolíneas Federales, Siniestro Total), Adrià Puntí, Sergio Ortiz (Smoking Stones), Fernando Rubio y Carlos Campoy entre otros, un disco muy colaborativo, coral, que ahora presenta en vivo. Antonio Fidel y Juan Expósito, su segundo de a bordo, nos responden.

Canciones del otro lado es el primer disco a título propio de Antonio Fidel y Los Navegantes. ¿Cómo empezó?

Antonio Fidel: Fue de manera muy casual y escalonada. Yo iba componiendo retazos de canciones y las guardaba en un archivo que llamo ‘saco’ y que poco a poco se iban convirtiendo en temas más o menos acabados, pero sin ningún ánimo de que algún día se publicaran, hasta que compañeros y amigos que pasaban por casa, entre ellos el propietario de la compañía discográfica Lemuria, me fueron animando a darles forma de proyecto musical.

Juan Expósito: Todo comienza con algo muy sencillo. Fidel no ha parado nunca de componer. Tiene en su bodega informática decenas de canciones, y llegó el momento de compartirlas. Confió en mí para que le ayudara a hacer la selección, y desde entonces hasta ahora ha sido todo un trabajo de equipo.

El primer single fue No Volver , con la participación de Manolo García y Quimi Portet, sin duda un aval valioso para esta aventura.

AF: Ha sido un lujo contar con una tripulación como esta, y el agradecimiento es un sentimiento que se queda demasiado corto para expresar lo que siento.

JE: Casualmente, fue la primera canción que empezamos a producir, como cuando uno mete la mano en una bolsa para sacar una bola. Comenzamos con ella como podríamos haber empezado con otra, y sin pensar en quién iba a cantarla. Respecto al ‘aval’ de Manolo y Quimi, estoy totalmente de acuerdo, pero recordemos que este trabajo no ha sido del tipo ‘cojo el teléfono, contrato a estos que sé que son los mejores, aunque no tengan nada que ver con ellos, pero así me aseguro un resultado X’. La cosa es mucho más simple: Fidel llama a sus amigos y les pregunta si les apetece participar en sus canciones. Y desde el principio ha sido entrega absoluta por parte de Manolo, Quimi y todos los grandes artistas.

Antonio, ¿qué significó para ti El Último de la Fila?

Pues si separo por un lado la repercusión mediática y acontecimientos vividos durante su existencia, algo que te marca para siempre, y me ciño al día a día, no es diferente del resto de proyectos en los que he estado inmerso desde que empecé con la música? O sea: pico y pala.

Están Manolo y Quimi. ¿Los habéis contactado por separado? ¿Se han acortado distancias o ya no hay vuelta atrás?

AF: Al estar trabajando con ambos simultáneamente, les conté la historia a ambos a un tiempo. Y en cuanto a las distancias, en lo personal no han existido nunca; en cuanto a lo profesional, cada uno trabaja sus proyectos y colaboran en todo lo que se tercie. Hace poco nos reunimos todos de nuevo para el proyecto de Rápidos, Burros y EUDLF. Volver atrás, en general, nunca es buena opción si hay ganas y energía para seguir inventando.

JE: En las inolvidables sesiones de grabación de Manolo, allí estaba Quimi, con un buen vino y mucho humor para compartir. Quien quiera buscar ‘rencillas’ tendrá que conformarse con escuchar la canción que lleva ese título en el disco, en la que hay un dúo histórico: Adrià Puntí con su universo vocal y Manolo haciendo unos coros magistrales.

No volver llegó acompañada por un videoclip realizado por Juan Expósito, ‘el contramaestre’ de la tripulación. Su presencia en todo el proceso ha sido constante.

AF: Tengo la suerte de llevar muchos años trabajando con Juan, y cuando más disfruto es cuando coge el timón. Es siempre una caja de sorpresas, imprescindible.

Canciones del otro lado se presenta en un envoltorio lujoso. Navegantes, tripulación, mucha biblioteca? Amor a los libros veo yo ahí. ¿Cómo presentarías este disco, Antonio?

La presentación física del disco es para mí una de las grandes satisfacciones que me ha regalado este proyecto. Y ha sido la idea de volver a aquella obra donde, además de su oferta musical, se incluían textos, imágenes, citas y demás contenidos que, de alguna manera, dan mucha más riqueza, sentido y simbolismo, que complementan las canciones. El amor a los libros me viene en la sangre, y conseguir un diseño donde se puedan leer las letras cómodamente me parecía esencial.

¿Qué viene a significar el título de Canciones del otro lado ?

AF: Para mí refleja muy acertadamente dónde se encuentran las historias que se cuentan en las canciones del disco, donde cada una de ellas es como una ventana que se asoma a otra realidad con la que convivimos ‘al otro lado’.

JE: Canciones, tanto en música como en textos, que están por encima de las modas y la superficialidad, y donde el único criterio de decisión ha sido «si nos gusta, se queda». No hay frase que me ponga más nervioso que la de «esto se lleva mucho ahora». No me imagino a los grandes del cine o la música, pasados y presentes, diciendo esa burrada, que es lo más cercano a la extinción que se puede estar.

La poesía aparece por doquier: citas de Oscar Wilde, Niestzche, Bukowski… Además resulta un disco muy colaborativo, coral. ¿Cuál es la intención de todo esto?

AF: La poesía debería estar en todo lo que nos rodea, en las instrucciones de los electrodomésticos, en las señales de tráfico, en el mercado, en la prensa, en los hospitales? ¿Cómo no va a estar en una obra musical? Es inevitable. Y por esto, además de explícitamente, hemos intentado que la poesía esté presente en todo el disco: fotografías, pinturas, dibujos, diseño gráfico?..

JE: Colaboración total por parte de todos los frentes artísticos y humanos. Letristas, fotógrafos, músicos, pintores, cetreros… He hecho más amigos en el último año que en muchos atrás.

¿Quiénes son Los Navegantes del proyecto? ¿En qué tabernas o dónde han sido reclutados para reservarles un puesto en este viaje a Ítaca?

AF: Los Grandes Navegantes, como se dice en las viejas enciclopedias, con los que me embarqué en esta incierta historia, son antiguos conocidos de innumerables días compartidos en aquellos antros donde la amistad y el compañerismo son condición única, y son Juan Expósito, Antonio Marín Albalate y Jorge Mario Martinez. El resto de la tripulación está compuesta por una gran lista de compañeros de viaje.

Tengo entendido, Antonio, que sigues colaborando con Manolo García en la creación y arreglos de muchos de sus temas.

Ciertamente tengo la suerte de seguir colaborando con Manolo, no directamente en la creación de sus temas, pero sí poniendo mi granito de arena en sus manos.

¿Estas canciones del otro lado mantienen alguna conexión con aquellas que compusiste para Los Rápidos?

Sin duda. Obviamente, el personaje que ejercita la abstracción de la composición es el mismo, pero han pasado tantos años y tantas cosas que todo influye, y se adquieren otros gustos, otros ritmos; pero básicamente la leña es la misma.

¿Hacia dónde van tus pasos ahora, Antonio?

Hay una frase que es una gran verdad, y que me entusiasma: «Un fracaso no se improvisa». En ello estoy.

¿Cuáles son tus referentes? (los de antes y los de ahora).

Tuve una larga adolescencia, como todo el mundo, y transcurrió durante la década de los setenta del siglo pasado, y me lo tragué todo. A partir de aquí todo ha sido digestión. Por supuesto que muy bien acompañada por todas las ‘delicatessen’ que han ido surgiendo.

Diría que no sólo fuiste un músico en las bandas por las que has pasado; seguro que mil arreglos tuyos andan por ahí, y que muchas de las canciones las ‘cerraste’ tú, ¿no? ¿Alguna compuesta por ti?

AF: Siempre he opinado mucho, carácter latino, y de alguna manera siempre participo donde se me escucha y me dejan. Por supuesto que durante la época Rápidos-Burros el concepto de grupo-banda, nos implicaba más a todos en la composición que después con EUDLF, donde eran Manolo y Quimi los autores.

JE: Invito a cualquier músico a que analice todas las canciones donde Fidel participa con su bajo. Podrías escuchar su pista aislada y escucharías la canción reflejada en él. Tienen una profundidad brutal y una mezcla sin igual de ritmo y melodía. A eso deberíamos aspirar todos.

Antonio Fidel y Los Navegantes ya han hecho alguna presentación en directo. ¿Cuáles han sido los resultados hasta ahora?

AF: Al principio nos preguntábamos como íbamos a reflejar en directo tantas pistas de música, instrumentos y matices del disco, y empezamos por buscar un buen guitarra, y después ir incluyendo músicos, con la suerte de que el primero en quien pensamos, Juan Andrés Morales, nos dijo que sí, y nos fuimos al ensayo y nos dimos cuenta de que no necesitábamos nada más.

Fuente: La Opinión de Murcia – ENLACE

X