“Nos siguen machacando y les seguimos votando” Manolo García 18/6/16

Recuperamos entrevista a Manolo García del pasado mes de Junio que se nos pasó.

El primer fin de semana de julio el cantautor, compositor y pintor “amateur” barcelonés recala en Gran Canaria con la gira ‘Todo es ahora’.

— Es uno de los pocos que no puede quejarse de cómo le va a la venta de sus discos.

— Yo voy haciendo lo que puedo. Tampoco soy quien más vende, pero no me puedo quejar. No hay secreto más que  mantenerme fiel a mi primera idea, hacer proyectos musicales personales sin acercarme a ninguna dirección extraña que me prometan. Ni nuevos premios, ni prebendas. Yo decido mis vídeos, mis portadas… Es como tener mi pequeño huerto. Decido con quién hago los discos, no me apetece que me produzca nadie. Disfruto de todo el proceso.

— ¿Cómo es que le permiten esas libertades las discográficas?

__ Siempre que le sea rentable a mi distribuidora, siempre que seas un negocio, aunque funciones a tu aire, si consigues cierta cuota de mercado   no intentan cambiarte. No es que sea sencillo, pero si tu propuesta musical tiene unos resultados apetecibles para ellos, aunque no accedas a que te manejen en tu trabajo musical, te dejan a un lado. La economía es lo que prima. Si eres rentable recibes parabienes, si no, no.

— Eso ahora para usted puede ser fácil, pero ¿y al principio?   

__ Siempre pienso que donde haya un músico, un artista, con un discurso interesante y que aporte buenas canciones es imposible que pase sin pena ni gloria. Donde hay algo bien hecho eso va a saltar. En el arte quien tiene trayectoria no puede hacer discos por hacer. El plan es recapacitar, mirar atrás y hacer música emocional. Si además te ganas la vida con eso mejor que mejor porque comes de ello. Pero lo importante es la emoción. Si no te sale, te aguantas y haces otra cosa para comer y cantas en el bar de al lado de tu casa. Pero si has conseguido vivir de eso, si hay maridaje, miel sobre hojuelas. Yo no me aparto ni un milímetro de mi criterio pensando en ser feliz. Lo soy cuando cojo mi guitarra, entonces ya es una mañana magnífica. Mi pretensión es que pueda emocionar a otro, si eso vende discos, mejor para mí.

— Aún así, usted se toma su tiempo entre disco y disco, no parece apresurarse por sacar un nuevo registro cada año…

— Ya, porque también es cuestión del proceso, el hecho de estar tocando la guitarra, el teclado o estar preparando una base rítmica. A lo mejor  es una canción triste, pero son sentimientos que afloran.La vida no solo es ser consumidores, ser usuarios… Yo quiero ser un ser vivo pletórico que goza del sol, el mar, que habla con los amigos… Tener una vida laboriosa, pero también con complacencia. Yo he trabajado en muchas cosas que no eran de mi gusto. Cosas muy peregrinas, pero mi dignidad me llevaba hacerlas lo mejor que podía. Quizás no sea el trabajo de mi vida, pero no puedo perder esta vida lamentándome.

— ¿Por qué escribe canciones?

— Necesitamos expresarnos con vehemencia, ya sea pintar, escribir libros o hacer canciones para que el gran público, para que la gran masa sea feliz un rato, un instante. Es el famoso  pan et circenses, al menos tenemos la parte del circo, que actualmente es el fútbol o un concierto de rock. Eso está muy bien, una gran masa que, a la vez, es feliz por un gol o por esa canción que suena en ese estadio y ¡ostras!, todo el mundo se emociona. Tenemos que aprovechar cómo uno entre miles ha decidido hacer canciones que tocaban algunos corazones.

__¿Cómo sienta eso de dar un concierto y que la gente le pida que cante no lo nuevo sino sus viejos temas?  ¿Qué significa eso para usted?

__ Bueno, eso es también porque voy teniendo un catalogo de obras que son patrimonio de todos. Esas canciones las llevamos todos, son temas que nos gustan, que nos hacen compañía y que rescatamos de la discoteca. Mucha gente acude a mis conciertos porque saben que voy a tocar esas canciones que les gustan. Suelo hacer una pequeña presentación de las nuevas y después toco 5 o 6 canciones que sé que la gente quiere porque es mi cancionero.

—  ¿Por qué llama a los políticos «mentes de páramo gélido»?

__ Hay excepciones, honrosas excepciones. Hace dos días he estado en unos premios en Tarragona, premios a personas distinguidas por alguna labor social. Y me he llevado una bonita sorpresa cuando me enteré de que uno de esos premios era para el Cabildo de la Isla de El Hierro por su actitud ante el reto medioambiental y su forma de resolverlo en la Isla. Pero también hay otro tipo de políticos, a los que llamo de mentes de páramo gélido. Son políticos fríos, calculadores, vanidosos, solo con la idea del poder y el dinero.

Hay políticos corruptos, pero también quiero pensar que hay políticos honestos, que hacen una importante labor social. Sin embargo, en general, están decepcionando, aunque siempre tienes la esperanza de que se va a arreglar. De entrada me parece chocante que unas personas gobiernen sobre otras y no tengan comprensión, ni empatía. En general el político es esquivo, vanidoso, prepotente, creen que sin ellos no somos nada, pero es al revés. Nosotros les damos empleo para que organicen, pero la gente está harta, no se pueden admitir las mentiras, no nos pueden tratar como idiotas. En las grandes llanuras en el siglo XVIII cuando una tribu declaraba la guerra a otra y el jefe conminaba a la batalla, debía sugerir cómo hacerla, pero a la mínima que fallaba, la gente que quedaba lo echaba. Solo se les engañaba una vez y nunca más. Aquí nos siguen machacando  y seguimos votando lo mismo. Es lamentable.

—  Ahora está de gira, y de nuevo con gran éxito…

__ Sí estamos de gira, y siempre que hacemos una, nunca me olvido de Canarias, siempre estoy contento de volver a las Islas, vuelvo con toda la ilusión con nuevos temas y, como decía antes, con los de siempre.

Fuente: Canarias 7 – Luisa del Rosario – ENLACE

X