Manolo García, tres horas de poesía y música

Entró como un huracán en el escenario medioambiental lleno de helechos del Santiago Martín y terminó como una ciclón. Manolo García, pese a sus sesenta tacos, regaló tres horas de poesía y música a los tres mil espectadores que supieron que hacer la noche del jueves.

Un concierto de los de antes, sin trampa ni cartón, donde la voz fue voz y donde la música fue música, con el veterano solista del extinto ‘El Último de la Fila’ y su excelente banda, entusiasmó a una generación entrandita en años que disfrutó del catalán en la Isla siete años después, con sus temas nuevos y los clásicos que se han hecho tan nuestros como: Rosa de Alejandría o Pájaros de barros, Saldremos a la lluvia o el San Fernando, con el que acabó tras “regalar” siete temas más a una audiencia entregada ante la entrega y profesionalidad del antidivo de la canción, que no regala letras y no vende publicidad, y al que le basta con llamarse Manolo García.

Al final de la actuación tuvo un guiño con El Hierro, como ejemplo de lo que tiene que ser el futuro, una sociedad libre de energías contaminantes. Una sociedad, repetió durante toda la noche, que aprenda a ser feliz. La misma fecilidad que dio escuchar a uno de los grandes de la música española en las tres últimas décadas y por lo que se ve con cuerda para rato.

Fuente: Diario de Avisos – ENLACE

X