El niño que soñó ser libre con la música

Manolo García, que mañana ofrecerá un concierto en La Laguna, asegura que a los 13 años supo cómo quería ser el resto de su vida.

A los 13 años se convenció de que el resto de su vida se la iba a pasar cantando y pintando. “Mi padre era de pueblo y llegó a la gran ciudad cuando tenía medio encaminada su vida… Recuerdo que trabajaba como una bestia por un sueldo que no era digno, pero yo no quería eso”, dijo el cantante barcelonés Manolo García en el arranque de una comparecencia informativa para hablar del concierto que dará mañana, a partir de las 20:30 horas, en el Pabellón Santiago Martín de La Laguna. “Él era un esclavo del trabajo y yo compré mi libertad con la música… Y muchos años después de haber tomado aquella decisión estoy aquí, lo que significa que no estaba demasiado equivocado”, admitió el exintegrante de Los Rápidos o El Último de la Fila”, en una intervención que se alargó durante 34 minutos y en la que estuvo acompañado por María José Castañeda, concejal responsable del área de Cultura del Ayuntamiento de La Laguna.

García, que mañana estará acompañado por una docena de músicos en Aguere, confesó que antes de exponerse ante los periodistas, mientras se afeitaba, escuchó “All right now” (Free). “Al final te das cuenta de que nunca puedes adelantar al tiempo; lo puedes parar con un abrazo, una canción o una pintura, pero adelantarlo jamás… Por mucho que corras, el tiempo siempre va por delante de ti”.

A sus 60 años, el catalán asegura que la ilusión va en aumento. “Este oficio tiene un componente emocional y aleccionador que me permite compartir sentimientos a través de la música. Por eso siempre hay nuevas canciones por descubrir”, aseguró un creador que considera que “una buena historia se consigue si descubres que tienen música al 100% y un texto al 100%… En el caso de que tengas esas dos cosas, ya puedes decir que has logrado una buena canción”, añade.

El artista que hizo volar a unos “Pájaros de barro” no se resistió a comentar que “en España aún hay más gente que paga sus facturas y declara sus ingresos que la que encontró un beneficio propio en el mundo de la corrupción”, denunció en un instante de su intervención en el que primó una profesión que, según él, la clase política tiene bajo sospecha. “En el mundo de la cultura todos son rojillos, de izquierdas, y al gobernar la derecha, la tendencia es estrangularlos… La cultura alimenta al espíritu y es hora de admitir que este IVA cultural no es bueno para el país”, sostuvo segundos antes de entrar en una faceta algo más personal. “A mi me cuesta hablar de mí… No soy como uno de esos futbolistas o artistas que usan las redes sociales para colgar fotos de sus bebés. ¡Igual creen que los demás no son capaces de tenerlos, que eso es algo exclusivo!”. Sin apartarse de ese discurso, Manolo García se definió como un músico que no tiene el ánimo de una estrella del rock, pero que ama profundamente el rock and roll, el blues o el rhythm and blues”.

Fuente: El Día – Jorge Davila – ENLACE

X