Los Premis Ones Mediterrània dejan pequeño el Teatre Metropol en una noche llena de emociones y reivindicaciones Fuente: medio ambiente

Ones_1

Ya hace años que los Premis Ones llenan el Teatre Metropol, pero esta edición ha sido especial. No sólo porque nunca se había visto el recinto tan lleno –no había, literalmente, ni un asiento libre- sino porque alrededor de 200 personas se quedaron en lista de espera y desgraciadamente no pudieron asistir.

Este viernes se ha llevado a cabo la 22ª edición de los Premis Ones, organizados por Mare Terra Fundació Mediterrània, y que un año más han sido sinónimo de éxito de asistencia y organización. Lo más importante, no obstante, es que ha vuelto a ser una noche llena de emociones y que aquellos que la han vivido tardarán en olvidarla. Los premiados, por el ambiente y calidez proporcionados por el público; y el público, porque no es habitual vivir una gala con personalidades de tanto nivel pero que a la vez son tan accesibles y amables. Ya hace años que los Premis Ones llenan el Teatre Metropol, pero esta edición ha sido especial. No sólo porque nunca se había visto el recinto tan lleno –no había, literalmente, ni un asiento libre- sino porque alrededor de 200 personas se quedaron en lista de espera y desgraciadamente no pudieron asistir. En palabras de Ángel Juárez, presidente de Mare Terra Fundació Mediterrània, este hecho demuestra que “hemos conseguido lo que pretendíamos: ahora sí, podemos decir que la ciudad ha hecho suya los Premis Ones”.

Si hablamos de discursos memorables, este viernes por la noche nos ha dejado unos cuantos. Por poner unos ejemplos, Ángel Juárez recordando el sufrimiento de los refugiados y la insolidaridad europea, Manolo García afirmando que ha llegado la hora de iniciar la revolución verde, Carles Francino reivindicando el periodismo como uno de los pilares de la sociedad, Carlos de Hita repasando cómo la biodiversidad y su carrera profesional no han seguido caminos paralelos, Santiago Cirugeda asegurando que le hace más ilusión recibir el Premi Ones que el Pritzker (el galardón de arquitectura más importante del mundo), Aureli Tubilla –que se ha llevado algunas de las emociones más sonoras de la noche- repasando la vida de los niños que forman parte del proyecto solidario del Tarragona Handbol Club, etc. Eso en cuanto a las palabras. Pero a veces las palabras no son suficientes para transmitir emociones, y se necesitan otros lenguajes. Eso lo sabe muy bien el tarraconense Francis Núñez, quien primero ha hecho un parlamento muy emocionante repasando todas las personas que le han ayudado a convertirse en uno de los bailarines españoles más importantes, y un rato después ha hecho lo que mejor sabe: bailar. Su actuación, con varios acompañantes de primer nivel y de diez minutos de duración, ha sido el cierre perfecto. El público se ha quedado extasiado después de diez minutos de flamenco que han puesto a todo el mundo –y vamos más allá del tópico, porque se palpaba en la atmósfera- la piel de gallina. La ovación para Francis Núñez, que actuaba en su casa, ha sido de las que hacen época. Se lo merecía. Acto seguido, ha llegado el momento de la foto de familia (y qué familia) y del pequeño cóctel, en el que todo el mundo ha tenido la oportunidad de acercarse a los premiados para hacerse una foto (Manolo García ha sido el más buscado) o charlar un rato. Será una noche inolvidable para muchos. Por todo ello, gritémoslo una vez más: ¡larga vida a los Premis Ones!

Fuente: EcoTicias – ENLACE

X