Manolo García i Quimi Portet reviuen llegendes de passió (reviven leyendas de pasión). Diari Ara.

2.000 persones canten temes de Los Rápidos, Los Burros i El Último de la Fila a Razzmatazz.

Un entusiasme col·lectiu es va fer sentir a la sala Razzmatazz quan va acabar Huesos, un dels punts àlgids de la reunió en directe de Los Rápidos i Los Burros, els grups que van precedir a la formació d’ El Último de la Fila. El públic cridava amb ímpetu futbolístic. Reclamava que els músics tornessin a sortir per rematar un concert que va activar diverses intensitats de nostàlgia i que en alguns moments va ser molt emocionant, perquè hi ha composicions de Manolo García i Quimi Portet que han esdevingut cançons populars en el sentit més pur de la paraula. Les dues mil persones que van omplir divendres la sala del Poblenou, i segurament també les que l’ompliran aquest diumenge, no necessiten res més que un acord per reapropiar-se d’unes cançons que han sigut importants en les seves vides.

Viure instal·lats en la nostàlgia pot ser irresponsable. Però dedicar-hi un parell d’hores un divendres no està gens malament. Al cap i a la fi, de tant en tant reconforta recordar algunes coses. És el que han fet García i Portet aplegant el baixista Antonio Fidel, el teclistaEsteban Hirschfeld, el guitarrista Josep Lluís Pérez i els bateries Luis Visiers i Ángel Celada per reviure en quatre concerts unes cançons que en alguns casos tenen fins a trenta-cinc anys. Però a Razzmatazz, vista la reacció del públic, els veritables protagonistes van ser dues mil persones, la majoria de més de 40 anys, que van omplir la sala.

El guió era transparent. Tot plegat va començar com una representació nostàlgica, amb els músics vestits amb efímeres jaquetes platejades. Potser era una picada d’ullet a aquella new wave més voluntarista que efectiva de les primeres cançons de Los Rápidos. No, no, no,Septiembre i Grité van obrir un segment en què els ressorts de la nostàlgia encara no tenien prou impuls, perquè l’empremta d’aquell repertori primerenc no ha sigut prou profunda. Tanmateix, peces com Navaja de papel i Ruta del sur van ser molt ben rebudes, sempre dins d’un ambient ben predisposat de mena.

Ja des del principi, García es movia per l’escenari buscant la connexió amb el públic mentre Portet, camisa llampant de colors tropicals, es mantenia en un extrem amagant darrere unes ulleres fosques la conya verbal que exhibeix en solitari i deixant que fos el cantant qui parlés amb el públic. Amb San Gennaro van tancar el bloc Rápidos. Celada va substituir Visiers a la bateria, i aleshores va començar el viatge de Los Burros amb Mi novia se llamaba Ramón, una de les primeres mostres de la singularitat de Portet com a lletrista. Des d’aquí fins a Huesos, un crescendo d’intensitat en què ajudava la força i la més sòlida interpretació de cançons com Te quiero bastante i No puedo más.

El concert podia haver acabat amb Huesos, però, com ja havia passat en els dos concerts que van fer a Madrid la setmana passada, faltava el moment Último de la Fila repartit en dos bisos. I va ser aquí quan les emocions del públic van amarar tota la sala, convertida en un karaoke col·lectiu que pràcticament va silenciar la veu de García i l’esquellot que va estar tocant durant molta estona. Gent abraçada cantant com segurament ho havien fet tantes vegades anys enrere. Així és el poder d’ Aviones plateados i Sara, i sobretot el de Llanto de pasión i Querida milagros, els dos moments pell de gallina de la nit.

El concert estava ja tan amunt, que el públic va cantar també l’única sortida de guió: La Rambla, del Quimi Portet post Último de la Fila. Finalment, una Insurrección un pèl atabalada va tancar més de dues hores efectivament nostàlgiques, però per sobre de totemocionants per a dues mil persones que van tornar a suar cantant cançons d’El Último de la Fila a Razzmatazz.

Fuente: Diari Ara – Xavier Cervantes – Foto Manolo Garcia – ENLACE

EN CASTELLANO:

Manolo García y Quimi Portet reviven leyendas de pasión

2.000 personas cantan temas de Los Rápidos, Los Burros y El Último de la Fila en Razzmatazz.

Un entusiasmo colectivo se hizo sentir en la sala Razzmatazz cuando terminó Huesos , uno de los puntos álgidos de la reunión en directo de Los Rápidos y Los Burros , los grupos que precedieron a la formación de El Último de la Fila . El público gritaba con ímpetu futbolístico. Reclamaba que los músicos volvieran a salir para rematar un concierto que activó varias intensidades de nostalgia y que en algunos momentos fue muy emocionante, porque hay composiciones de Manolo García y Quimi Portet que se han convertido canciones populares en el sentido más puro de la palabra. Las dos mil personas que llenaron el viernes la sala del Poblenou, y seguramente también las que la llenarán este domingo, no necesitan más que un acuerdo para reapropiarse de unas canciones que han sido importantes en sus vidas.

Vivir instalados en la nostalgia puede ser irresponsable. Pero dedicar un par de horas un viernes no está nada mal. Al fin y al cabo, de vez en cuando reconforta recordar algunas cosas. Es lo que han hecho García y Portet reuniendo el bajista Antonio Fidel , el teclistaEsteban Hirschfeld , el guitarrista José Luis Pérez y los baterías Luis Visiers y Ángel Celada para revivir en cuatro conciertos unas canciones que en algunos casos tienen hasta treinta y cinco años . Pero en Razzmatazz, vista la reacción del público, los verdaderos protagonistas fueron dos mil personas , la mayoría de más de 40 años, que llenaron la sala.

El guión era transparente. Todo ello comenzó como una representación nostálgica, con los músicos vestidos con efímeras chaquetas plateadas. Quizá era un guiño a aquella new wavemás voluntarista que efectiva de las primeras canciones de Los Rápidos. No, no, no ,Septiembre y Grité abrieron un segmento en el que los resortes de la nostalgia aún no tenían suficiente impulso, porque la huella de aquel repertorio temprano no ha sido suficientemente profunda. Sin embargo, piezas como Navaja de papel y Ruta del sur fueron muy bien recibidas, siempre dentro de un ambiente predispuesto por naturaleza.

Ya desde el principio, García se movía por el escenario buscando la conexión con el público mientras Portet, camisa llamativa de colores tropicales, se mantenía en un extremo escondiendo tras unas gafas oscuras el cachondeo verbal que exhibe en solitario y dejando que fuera el cantante quien hablara con el público. Con San Gennaro cerraron el bloque Rápidos. Celada sustituyó Visiers a la batería, y entonces comenzó el viaje de Los Burros conMi novia se llamaba Ramón , una de las primeras muestras de la singularidad de Portet como letrista . Desde aquí hasta Huesos , un crescendo de intensidad en que ayudaba la fuerza y la más sólida interpretación de canciones como Te quiero bastante y no puedo más.

El concierto podía haber acabado con Huesos , pero, como ya había pasado en los dos conciertos que hicieron en Madrid la semana pasada, faltaba el momento Último de la Filarepartido en dos bises. Y fue ahí cuando las emociones del público empaparon toda la sala, convertida en un karaoke colectivo que prácticamente silenció la voz de García y el cencerro que estuvo tocando durante mucho rato. Gente abrazo cantante como seguramente lo habían hecho tantas veces años atrás. Así es el poder de Aviones plateadosy Sara , y sobre todo el de Llanto de pasión y Querida milagros , los dos momentos piel de gallina de la noche .

El concierto estaba ya tan arriba, que el público cantó también la única salida de guión: La Rambla , del Quimi Portet post Último de la Fila. Finalmente, una Insurrección algo agobiada cerró más de dos horas efectivamente nostálgicas, pero por encima de todo emocionantespara dos mil personas que volvieron a sudar cantando canciones de El Último de la Fila en Razzmatazz.

X