Esperado y efímero retorno a los escenarios de Los Rápidos y Los Burros

Los días 19 y 21 de febrero actuarán en Madrid, en la sala La Riviera, y una semana después, el 26 y el 28 de febrero en Barcelona, ​​en la Sala Razzmataz

Los cuatro conciertos coinciden con la reciente publicación de una caja con cinco cedés con canciones de los Rápidos, los Burros y un doble directo de El Último de la Fila

Toni Coromina | Actualizado el 02/18/2016 a las 18: 01h
Casi veinte años después de la disolución de El Último de la Fila, sus seguidores siguen contando por decenas de miles. Ahora Manolo García y Quimi Portet, que siguen caminos artísticos diferentes, han reunido ocasionalmente en el estudio y en el escenario los músicos con quienes compartieron cientos de conciertos desde principios de los ochenta fina a mediados de los noventa. Los músicos interpretarán canciones de los dos álbumes de Los Rápidos y uno de Los Burros, contenidos en la caja “Historia de un lado (Autobiografía Sónica)” , publicada el pasado 20 de noviembre. La caja también contiene un doble disco en directo con 23 canciones grabadas en 1995 durante la última gira de El Último de la Fila, y una biografía de los grupos con fotos y anécdotas.
El regreso a los escenarios, treinta años después
Dentro de pocos días, los míticos grupos los Rápidos y los Burros, embriones de El Último de la Fila, volverán a tocar en directo, treinta años después de su desaparición. Los días 19 y 21 de febrero ofrecerán dos conciertos en Madrid, en la sala La Riviera, y una semana después, el 26 y el 28 de febrero, en Barcelona, ​​en la Sala Razzmataz, dos locales con un aforo que se acerca a las dos mil personas. En un principio sólo habían previsto ofrecer dos conciertos, uno en cada ciudad;pero después de que las entradas se agotaran en pocas horas decidieron hacer dos más, ahora ya también con todas las entradas vendidas.

En estos conciertos, Los Burros compartirán escenario con Los Rápidos, su banda predecesora. Sobre el escenario, Manolo García (voz) y Quimi Portet (guitarra), estarán acompañados por los músicos originales de Los Burros, Antonio Fidel (bajo) y José Luis Pérez (guitarra eléctrica), así como también de Luis Visiers (batería), y Esteban Martín Hirschfeld (teclados), integrantes de Los Rápidos. La banda será la misma en ambos casos, aunque el batería de Los Rápidos será Visiers y el de los Burros Ángel Celada. El músicos interpretarán canciones del álbum de Los Burros y los dos de Los Rápidos contenidos en la caja con cinco cedés titulada “Historia de un lado (Autobiografía Sónica)”, publicada el pasado noviembre y que también contiene un doble disco en directo con 23 canciones grabadas en 1995, durante la última gira de el último de la Fila. Este doble disco es el único directo que la banda ha publicado en toda su trayectoria. La caja, además, ofrece un librito extenso, completo y entretenido con las letras de los temas, imágenes de souvenirs, fotos, recortes de prensa, entradas de conciertos, textos diversos y otros cotilleos. García y Portet explican que “dado que los músicos que subiremos al escenario somos profesionales y que las canciones -todas suficientemente conocidas por los integrantes de la banda- las hicimos ‘revisitar’ conjuntamente durante las grabaciones hechas en Avinyonet entre abril y septiembre de 2015, haremos los ensayos una semana o diez días antes de los conciertos. ” ” quizás hemos perdido la frescura de la edad, pero el entusiasmo es perenne “ los dos músicos creen que el público tal vez encontrará que, más de tres décadas después de ser compuestas, las canciones las tocarán un poco más lentas.Esto tiene una explicación: “Hace treinta y cinco años éramos muy jóvenes y probablemente teníamos mucha frescura y una cierta inexperiencia. Ahora somos más profesionales y estamos más sedimentados por el paso del tiempo. Hemos perdido la frescura de la edad, pero el entusiasmo es perenne. Aún conservamos un punto de inconsciencia e inmadurez, dos elementos que suelen ir asociados a los músicos de rock. Esto se llama estar flipados ‘. En nuestro caso hay vasos comunicantes. Cuando eres joven no sabes mucho, pero hay una ilusión increíble por la novedad. Cuántos eres grande la ilusión por la novedad desaparece, pero el vaso comunicante se va llenando con el oficio. Tenemos la misma gasolina y ahora el depósito se llena de las dos bandas “, sentencian. Un distintivo de las antiguas bandas eran las reuniones amistosas alrededor de una mesa para comer o cenar, con mucho cachondeo por medio. Esta vez, las cosas han ido igual: “Entre los músicos es habitual cogerse las cosas con humor, un ingrediente que siempre da cohesión a los grupos. Desde siempre, el gremio musical ha sido muy democrático. Años atrás, en un grupo de rock podía tocar un soldador junto a un licenciado con dos carreras universitarias; tenía cabida desde el pijo más reconsagrat hasta el trabajador de clase popular. El humor cohesión a la banda. Ahora, este espíritu lo hemos recuperado “.

Quimi Portet y Manolo García. Foto: Archivo Galea.

La génesis de todo este movimiento para recuperar antiguas grabaciones, hacer nuevas mezclas, grabar la maqueta no publicada de Los Rápidos, recomponer piezas de nuevo y hacer los cuatro conciertos arrancó la pasada primavera, cuando los dos integrantes de El Último decidieron sacar a la luz las cintas grabadas durante su última gira: “Era un tema que había quedado pendiente y arrinconado durante veinte años. Sabíamos que lo pasaríamos bien, al igual que lo pasamos bien en la segunda parte de los noventa. Cuando nos pusimos a escuchar las cintas grabadas en 16 pistas, a la hora de hacer las mezclas en el estudio de Avinyonet nos dimos cuenta de que algunas estaban pegadas; las hicimos circular procurando que no se rompieran, aunque tuvimos que hacer alguna reparación. También introdujimos alguna pista del bajo que no estaba. Pero la mayor parte del trabajo fue mecánica. La novedad fue que grabamos de nuevo tres canciones de El Último: Llanto de pasión, Sara y Aviones Plateados, con Celada de batería “.

“El Último gustaba a devotos de la música romántica y partidarios del rock duro”

Veinte años después los conciertos de la última gira del 95, escuchando las grabaciones de los directos en Manolo y Quimi piensan que “que trabajábamos con muy buenos músicos, unos profesionales consistentes que sonaban muy bien. La banda tenía un gran poder eléctrico “. Sin embargo, algunos críticos han dicho que el secreto de su éxito fue la fórmula consistente casar el sonido de un rock contundente con el lirismo de un cantante con toques románticos. En este sentido, los dos músicos reconocen que “la voz suavizaba la bestialidad del rock. El Último gustaba a devotos de la música romántica y partidarios del rock duro “.

José Luis Pérez y Quimi Portet al estudio Foto: Archivo Galea.

Pero lo que comenzó a Avinyonet como una aventura discográfica únicamente centrada en la recuperación del directo de El Último de la Fila, terminó convirtiéndose en cuatro meses y medio de trabajo, ampliada con la remasterización de “Amor biodegradable”, el primer disco de Los Rápidos; la edición de su segundo álbum “Piensos luegoexisto” -un material que hacía treinta y cinco años habían editado en una maqueta que la discográfica no publicarse, que contiene alguna canción nueva; y la edición de “Kloruro sódiko”, con once temas escogidos de Los Burros grabados de nuevo. De hecho, al final tuvieron más trabajo con la recuperación del material de Los Rápidos y la grabación de Los Burros que con la edición del doble disco en directo de El Último, que era la idea inicial.   Hablando del resultado de los grabaciones de la caja “Historia a un lado (Autobiografía Sónica)”, Portet y García comentan que el “disco de Los Rápidos es más salvaje y audaz que el de Los Burros, más intelectual. De hecho, Los Rápidos fue un grupo muy compacto y energético. Los Burros en cambio, éramos más de laboratorio, más experimentales. Fuimos un paso hacia El Último de la Fila “.

Un encuentro de amigos

En Quimi y Manolo hoy reconocen que los días que estuvieron en Avinyonet lo pasaron muy bien:” Fue un encuentro de amigos nos lo pasamos bomba. La idea de reunir los músicos de Los Rápidos y saldar la cuenta pendiente de un segundo álbum cuya maqueta rechazó EMI (la compañía de discos de la época) surgió en una charla en un bar. Y ya puestos, creímos oportuno repetir la jugada con Los Burros “. Reunir los músicos no fue nada difícil, porque tenían relación con todos ellos. Primero hubo un encuentro en Barcelona entre Manolo García y Lluís Visiers (batería de Los Rápidos). Después se añadió el teclista Esteban Hirschfeld, el guitarrista José Luis y el bajista Antonio Fidel. La elección de Ángel Celada como batería de las nuevas grabaciones de Los Burros se hizo porque es “un profesional muy poderoso, de solvencia contrastada, que ya había tocado con El Último”.

En el estudio de grabación, en Avinyonet, Foto: Archivo Galea.

Hay que recordar que Los Burros -que no fue un grupo homogéneo y estable como Los Rápidos- había tenido varios baterías y percusionistas de calidad, tales como el incombustible Quim Vilaplana ‘Benítez’, Jordi Vila (que después se fue a tocar con Los Trogloditas), o Quim Soler (durante muchos años batería de El Pont d’Arcalís, entre otras formaciones); todos ellos, sin embargo, estaban en nómina del grupo como músicos externos, pero sin formar parte del proyecto. A destacar que en la grabación del disco de Los Burros intervino Marc Grau junior, guitarrista e hijo del desgraciadamente desaparecido Marc Grau, que hace treinta años había puesto su guitarra en la canción “Disneylandia” de Los Burros. La inclusión testimonial del joven Grado, pero también la hicieron “porque es un guitarrista excelente”, reconocen.

Una primavera muy productiva

Muchos seguidores de Manolo García y Quimi Portet suspiran porque un día u otro vuelvan a subir a los escenarios para resucitar el Último de la Fila, un hito que los dos músicos descartan. Después de los cuatro conciertos en Barcelona y Madrid, el binomio Rápidos-Burros tampoco hará ninguna gira.Por ello, los ocho mil espectadores contados que tendrán el privilegio de entrar en las salas Razzmataz y La Riviera serán testigos privilegiados de un acontecimiento irrepetible. Tras las esperadas actuaciones, Manolo García iniciará una gira primaveral en solitario que le llevará por toda España, acompañado por su actual banda. Por su parte, el próximo mes de marzo Quimi Portet publicará su noveno disco, un trabajo titulado “Oso bipolar” grabado en los Estudios Music Lan de Avinyonet de Puigventós con sus músicos habituales (Antonio Fidel, Jordi Busquets y Xarli Oliver) .                                ————

APÉNDICE El origen de la saga

El 20 de junio de 1981, en ​​Hostalets de Balenyà, cerca de Vic, hubo un encuentro que resultó trascendental para el panorama musical del país. Los quintos del pueblo habían organizado una tentadora velada musical titulada “Rock de Luna”, con Lone Star, Evo, Satellite Band, Kul de Mandril (capitaneados por Quimi Portet) y Los Rápidos (el grupo liderado por Manolo García). Aquella noche, Quimi y Manolo se conocieron y quedaron para hablar un día sobre la posible incorporación del Vic en Los Rápidos. Poco después, en una reunión en el bar Zurich, en Barcelona, ​​Portet y García acordaron la incorporación del líder de Kul de Mandril en Los Rápidos.

Quimi Portet y Manolo García Foto: Toni Coromina

La trayectoria de Los rapidos había comenzado un año antes de la incorporación de Portet al grupo. A principios de 1980, el músico de origen argentino Sergio Makaroff buscaba músicos para la grabación de un LP con sus últimas composiciones. Necesitaba un guitarrista, un bajista, un teclista y un batería. Pronto se encontró con Manolo García, entonces batería, y Esteban Martín Hirschfeld, un conocido teclista de origen uruguayo-alemán establecido en Barcelona. Sergio encargó a Manolo y Esteban la tarea de buscar el resto de componentes del grupo. Y estos ficharon Antonio Fidel, músico de Cartagena que hasta ese día nunca había tocado el bajo, y el guitarrista José Luis Pérez, un músico experimentado que había abandonado la banda sinfónica Abedul. Después de grabar el disco de Makaroff, los músicos quiso probar suerte por su cuenta y ficharon el batería Lluís Visiers, pasando Manolo García a ser el cantante. Sin tener un nombre definido, trabajaron intensamente dando forma a una veintena de temas propios y grabaron su primera maqueta, que llevaron a las oficinas de EMI. Con sólo dos meses de ensayos obtuvieron su primer contrato discográfico y bautizaron la banda con el nombre de Los Rápidos.

Lluvias de espuma, televisiones destrozadas y explosiones de humo en los escenarios

A mediados de 1980, Los Rápidos registraron Amor biodegradable , el primer y único LP, que salió a la venta al año siguiente. El disco, del que se vendieron 2.000 copias, contenía doce canciones de estilo pop-rock como Navaja de papel, Televisión desactivada o Ruta del sur, con un sonido tirando a punk. A pesar de la escasa repercusión en ventas, van hacer cerca de treinta conciertos, la mayoría en Cataluña.Su directo, muy provocador, estaba relleno de lluvias de espuma y explosiones de humo, mientras Manolo destrozaba televisores en el escenario con un hacha. Los Rápidos actuaron varias veces de teloneros de La Orquesta Mondragón y Ramones. Sin embargo, a pesar de las críticas favorables de las revistas especializadas y el seguimiento entusiasta de un importante núcleo de admiradores, la cosa no acababa de funcionar a nivel económico.

Angel Celada, Luís Visiers, Quimi Portet, Manolo García, Esteban Hirschfeld, Antonio Fidel y José Luis Pérez Foto: Archivo Galea.

En 1981, a mitad de la gira, cuando tenían a punto el single “Ruta del sur” y habían registrado una nueva maqueta, la compañía EMI la rechazó y dejó de apoyar al grupo. Sin embargo, Los Rápidos continuaron sus actuaciones hasta finales de año. Fue en uno de estos conciertos, el festival Rock de Luna de Hostalets de Balenyà, que Los Rápidos coincidieron con el grupo Kul de Mandril, liderado por Quimi Portet. Y es en este punto que los caminos de los dos fundadores de El Último de la Fila se encontraron. Refiriéndose a su aportación al grupo, Quimi Portet dice irónicamente que “fue positiva. Introduje una cierta ilusión en medio del fracaso y fracasamos con mucha ilusión “. Con la disolución de Los Rápidos, Poco después nacieron Los Burros, que en 1983 editaron” Rebuznos de amor “por la discográfica Belter .Entre las canciones más famosas sobresalían “Huesos”, “Disneylandia” y “Mi novia se llamaba Ramón”. Este trabajo tuvo muy buenas críticas y sonó a buena parte de las emisoras de radio municipales catalanas y en Radio 3, entre otros. Pero Los Burros tuvieron un inconveniente importante: muchos ayuntamientos que los querían contratar no lo hacían por culpa del nombre del grupo, que no osaban poner el cartel de actos de la fiesta mayor. Antes de disolverse, tocaron en Barcelona compartiendo escenario con OMD (Maniobras Orquestales en la Oscuridad). Después hicieron un concierto en Zeleste, coincidiendo con la fiesta de Año, y dos veces en la discoteca Boumerang de Girona. Entonces, Manolo y Quimi decidieron emprender una nueva carrera conjunta, bajo el nombre de El Último de la fila, una formación que editó siete discos y con la que llegaron al gran público y obtuvieron un éxito y un reconocimiento nacional e internacional, con numerosos premios y millones de discos vendidos. Pero nunca renunciaron al pasado y en sus conciertos a menudo van repescar temas de su etapa con Los Rápidos y Los Burros. Unas canciones que en pocos días volverán a sonar en directo en Barcelona y en Madrid.

Fuente: Osona.com – Nacio Digital – Toni Coromina – Original en Català: ENLACE
X