Las voces locales sostienen el mercado español

El mercado español ha sobrevivido en el último decenio gracias a las voces locales. Se trata de un mercado que consume música más que nunca en su historia –la suma es capciosa pero cierta: ventas legales y compras en el top manta elevan el consumo interno español al tercer puesto del ranking europeo tras Gran Bretaña y Francia– y que apuesta por gustos muy fieles.

El boom de “Operación Triunfo” y de todos los cantantes que han surgido o revivido bajo su alargada sombra ha suavizado la imparable caída de ventas de discos oficiales, aunque a la hora de la verdad han sido los valores de siempre los más vendedores. En este paquete de fidelidad se incluirían Alejandro Sanz, La Oreja de Van Gogh, Dover, Manolo García o Estopa, mucho más apetecibles para el héroe que sigue yendo a las tiendas que cualquier estrella internacional, como Alicia Keys, Beyoncé, Britney Spears o Bruce Springsteen.

Tal como se puede constatar en el cuadro adjunto de los autores más vendidos desde 1997, el éxito de Alejandro Sanz no tiene parangón en toda la historia de la música popular española. Aplicando el efecto de corrección que supone ser uno de los intérpretes más pirateados del ranking, la gesta del autor de “Más”, “El alma al aire” y “No es lo mismo” es digna de estudio sociológico.

Algo similar se podría aventurar con las andanzas de los hermanos José y David Muñoz, cuyos dígitos de ventas legales hay que multiplicar por tres para calibrar su verdadero arraigo. Con sólo tres discos, el dúo de Cornellà aúna la calle, la prosa cotidiana y la honestidad dicha con salero.

La segunda apuesta de la temporada la protagonizará Manolo García, que ha retrasado hasta después de verano el lanzamiento de su tercer disco en solitario. En plena posproducción, el cantante del Poble Sec aspira a continuar la senda de sus exitosos “Arena en los bolsillos” y “Nunca el tiempo es perdido”.

Fuente: Esteban Linés – La Vanguardia – Enlace

X