Monthly Archives: mayo 2021

Los Rápidos + Zombies + FischerZ: In England (1981)

FischerZ interpreta junto Los Rápidos y Los Zombies el tema In England en el programa Musical Express de Angel Casas, en Rtve. Emitido recientemente en el programa Tesoros de la Tele de Rtve. Era costumbre finalizar el programa con un tema juntos todos los artistas que habían actuado ese día. Pedro Santos en twitter nos confirma que es del 16/6/1981.

Franco Battiato: más allá de las corrientes gravitacionales

  • El músico italiano fallece a los 76 años y deja un legado asombroso, tan singular como atrevido, en la cultura popular europea

Pocos artistas del pop han escrito y cantado sobre sí mismos con la ironía, el humor y la libertad de Franco Battiato: «Vengo de la isla de Sicilia, que no está lejos del África», cantaba en Chanson egocentrique allá por 1982. Este mismo territorio representa bien la posición de Battiato en la música popular del último medio siglo, una isla en medio de todas partes sin estar vinculada a ninguna en concreto, un fragmento desprendido entre dos continentes, un verso suelto que se inspiró lo mismo en el rock progresivo que en el misticismo sufí, en Beethoven, en el minimalismo, en la ciencia-ficción o en The Rolling Stones hasta conformar un lenguaje y una estética rabiosamente singulares, insobornablemente propios y sin embargo ampliamente reconocidos. En esa misma historia de la última música popular no hay muchos otros ejemples que aúnen la más feroz independencia y el éxito comercial; más aún, el cariño y la admiración de tantos. Por su vehemencia ecléctica, Battiato sirvió de nexo de unión para muchos que, sin él, no habrían tenido mucho que compartir. Desde que en 1994 falleciera su madre, Grazia, a la que tan unido estuvo hasta el final, Battiato llevó una existencia apartada, solitaria y retirada en aquella misma Sicilia que le vio nacer en Riposto en 1945. Allí se consagró a la vida horaciana, repartida entre la música y la observación astronómica (dos actividades que en su caso eran la misma). Y allí, en Milo, a los pies del Etna, falleció este martes a los 76 años después de dejar un legado único, atrevido, rompedor e inspirador como pocos, que adquirió dimensiones colosales en la música pero que supo verterse también en el cine y en el arte. 

Battiato comenzó su carrera musical a mediados de los años 60 en Milán en la estela de los grandes cantantes románticos italianos, un molde en el que no tardó en sentirse fuera de sitio. Ya a finales de los años 60 conoció al compositor milanés Roberto Juri Camisasca, con quien compartió filas en diversos grupos y quien resultó ser un aliado esencial en su carrera: Camisasca fue el autor de Nómadas, canción que disparó la popularidad de Battiato en los 80 fuera de Italia (principalmente en España). Ambos colaboraron en varios proyectos hasta finales de los 70, cuando Camisasca decidió retirarse a un monasterio benedictino y consagrarse a la vida espiritual durante más de dos décadas. Eso sí, los dos músicos han mantenido a salvo su amistad a lo largo del tiempo: ambos grabaron otro de los grandes temas de los 70 de Camisasca, La musica muore, en 2008, para el Fleurs 2. Y en la última gira de Battiato, celebrada en 2017 y que incluyó varias ciudades españolas (entre ellas Málaga), era Juri Camisasca quien interpretaba Nómadas como telonero. En aquellos años 70, Battiato ganó amplia notoriedad como referente del rock progresivo italiano (el álbum La Convenzione, publicado en 1971, era una fastuosa ópera rock de ciencia-ficción que ganó la admiración de la crítica), como compositor adscrito al minimalismo radical (en discos como Battiato, de 1976, y L’Egitto prima delle sabbie, que ganó el Premio Stockhausen en 1978) y como adalid de la experimentación electrónica (con ejemplos como el polémico Fetus de 1972, cuya portada fue prohibida en Italia). Aunque Battiato no llegó a despojarse nunca de su veta sonora más radical (en 2014 lanzó su tremendo Joe Patti’s Experimental Group), y por más que cultivara a placer la música sinfónica y la ópera (en 2011 estrenó uno de sus títulos fundamentales en este registro, Telesio), la publicación en 1979 del disco L’era del cinghiale bianco abrió de una vez y para siempre las puertas a Battiato de su reconocimiento como artista del pop.

SU ALIANZA A COMIENZOS DE LOS 70 CON EL MILANÉS JURI CAMISASCA LLEVÓ A BATTIATO A EXPERIMENTAR CON EL MINIMALISMO Y EL ROCK PROGRESIVO

En realidad, el pop significaba para Battiato una síntesis proverbial de los lenguajes con los que había trabajado en los 70, con una producción que combinaba contundentes bases electrónicas y arreglos sinfónicos hasta conformar el sello más reconocible del músico, vertido en discos como Patriots (1980), L’arca di Noe (1982), Mondi Lontanissimi (1985), Fisiognomica (1989) y Caffè de la Paix (1993). Durante los años 80 regaló himnos que grabó también en español gracias, especialmente, al éxito de Nómadas en 1987 y para cuya traducción contó con aliados tan imprevistos como El Último de la Fila: Yo quiero verte danzar, Centro de gravedad, Pobre patria, Bandera blanca, No time, no space (donde dio nuevas muestras de su amor a la ciencia-ficción: «Háblame de la existencia de mundos lejanísimos / de culturas sepultas / de continentes a la deriva»), La estación de los amores, Y te vengo a buscar, Los trenes de Tozeur (con la que compitió en el Festival de Eurovisión en 1985 a dúo con Alice: logró un más que honroso quinto puesto) y Cucurrucucú, entre otras muchas, ganaron de inmediato adeptos que cayeron rendidos ante el magnetismo de aquel italiano extraño, que con su nariz prominente se agitaba bajo enormes gabardinas. Su idilio con la lengua española fue una constante hasta 2012, cuando grabó la versión castellana de Apriti Sesamo con la colaboración del Grupo de Expertos Solynieve (o lo que es lo mismo, J de Los Planetas y Manu Ferrón), quienes tradujeron las letras del filósofo italiano Manlio Sgalambro.

Durante el concierto ofrecido en Málaga en el verano de 2017.
Durante el concierto ofrecido en Málaga en el verano de 2017. / JAVIER ALBIÑANA (Málaga)

Precisamente, Battiato colaboró habitualmente con Sgalambro hasta su muerte en 2014 en obras maestras como L’imboscata (1996), Ferro battuto (2001), Dieci stratagemi (2004), Il vuoto (2007) e Inneres auge (2010). También contó con el pensador para la escritura de los guiones de algunas de las películas que dirigió, como Perduto amor (2003) y Musikanten (2006), en la que Alejandro Jodorowsky interpretaba a Beethoven. En 2007, su canción La cura (que tuvo también su versión española como El cuidado), incluida en L’imboscata, fue reconocida como la mejor canción italiana del año, pero la aclamación popular no tardó en consagrarla como la más bella canción pop jamás escrita en la lengua de Dante: «Superaré las corrientes gravitacionales / el espacio y la luz / para que no puedas envejecer». Más allá del misticismo, de la ciencia-ficción y de la astronomía, cabe recordar también a Battiato como un artista que hizo gala en sus canciones de manera determinante de su compromiso político: «Las barricadas se alzan siempre por cuenta de la burguesía, que crea falsos mitos de progreso» (Up patriots to arms); «He oído los disparos en una vía del centro / cuanta estúpida gallina, se pelean para nada» (Bandera blanca); «Los gobernantes, cuántos perfectos inútiles bufones / en esta tierra que el dolor ha devastado» (Pobre patria). En 2010 dedicó a Silvio Berlusconi en Inneres Auge un dardo de este calibre: «La justicia no es más que mercancía / de la que vivirían charlatanes y estafadores / si no hiciera falta una moneda sonante / para lanzar como anzuelo entre la gente».

El mismo Battiato presentó ya como su testamento musical en 2019 un disco de título bien revelador, Torneremo Ancora, en el que revisaba junto a la Royal Philharmonic Concert Orchestra canciones inolvidables como Lode all’inviolato, L’animale, Prospettiva Nevsky, E ti vengo a cercare, Le nostre anime y La cura. Sin Franco Battiato la música será, inevitablemente, menos honda, menos rica, menos sorprendente y menos divertida. Tendremos sus canciones, eso sí, para seguir surcando las corrientes gravitacionales, para que los telescopios gigantes continúen persiguiendo a las estrellas y para que queden naves interplanetarias en las iglesias vacías.        

Fuente: Pablo Bujalance – Diario de Sevilla – ENLACE

El Museo Cruz Herrera acoge hasta agosto la exposición “La vuelta de Willy Fog” de Apadis

Su inauguración ha servido para conmemorar el Día Internacional de los Museos

Tras un año de encierro debido a la pandemia, Willy Fog ha retomado su viaje alrededor del arte en el Museo Cruz Herrera. La exposición itinerante ha quedado inaugurada hoy conmemorando así el Día Internacional de los Museos. La muestra está formada por 30 esculturas del protagonista de la serie de animación de BRB Internacional creada por Claudio Biern Boyd que han sido revestidas por destacados artistas para la asociación de padres y madres de personas con discapacidad intelectual APADIS Bahía de Algeciras

Han asistido a la inauguración el alcalde, Juan Franco;  la gerente de Apadis, M.ª del Carmen Portillo, el director del Centro Ocupacional y de Formación ‘El Real’, Bruno Morante; el teniente de alcalde del área de Promoción Sociocultural, Juventud y Deportes, Mario Fernández;  la concejal de Cultura, Encarnación Sánchez; la directora del Museo, Mercedes Corbacho, y el artista, Pepe Barroso. También ha acudido a visitarla el presidente de la Mancomunidad de Municipios del Campo de Gibraltar, Juan Lozano.

El alcalde remarcó la voluntad municipal de apostar por la cultura en el momento actual y por dar valor al Museo Cruz Herrera. Asimismo, señaló que ‘La vuelta de Willy Fog’ tiene también una vertiente social con la presencia de Apadis, entidad a la que dio la bienvenida. 

M.ª Carmen Portillo explicó que la exposición nació en 2017 para conmemorar el 50 aniversario de la entidad que dirige con la intención de asociar la discapacidad con un proyecto artístico. La idea fue apoyada por  BRB Internacional, propietaria de la licencia del personaje, y ha contado con la colaboración desinteresada de una treintena de artistas que aportan su visión personal haciendo esculturas totalmente distintas con una escultura en blanco de Willy Fog.

Encarnación Sanchez apuntó que el conocido león viajero hará al visitante viajar por el Museo, y reivindicó la vertiente cultural de la ciudad. 

Mario Fernández reafirmó la apuesta municipal por la inclusión social “de la mano de la cultura y del arte como forma de visibilizar la discapacidad y la integración”, proyecto en el que encaja perfectamente esta exposición. Además, invitó a disfrutarla presencialmente en un entorno como el Museo Cruz Herrera que guarda las exigidas medidas para hacerlo con seguridad.

Finalmente, Mercedes Corbacho, expresó su entusiasmo por “celebrar la cultura” en el Día Internacional de los Museos, por hacer realidad la presencia de la exposición en La Línea, un proyecto largamente trabajado, y mostrar el arte y la cultura como “el otro lado de La Línea”. “Invito a todos los medios de comunicación a conocer el talento, el arte, la educación y lo acogedor que es el pueblo de La Línea”, declaró.  

Las figuras de Willy Fog, de 1,80  metros de altura y 22 kilos de peso, han sido revestidas por: Ágatha Ruiz de la Prada,  Ángel Garó, Arévalo junto a Francis Montesinos, Manolo García, Paloma San Basilio, Torito, Victorio y Lucchino, Vicky Martín Berrocal; el pintor de la Casa de Alba, Alberto Romero, Blanca Orozco, Consuelo Hernández, Lina Alpresa, Luis Pérez, Máximo Moreno, Pepe Baena, Andrés Mérida, Juan Ángel González de la Calle, Karina Zothner, Miguel Retamero; Pepe Barroso; los ilustradores, Jesús Barony y Pedrita Parker; los actores Alex O`Dogherty, Salva Reina y Víctor Clavijo;  los grafiteros, Okuda, Suso 33 y El Niño de las pinturas; el equipo creativo Factor Ñ y la Escuela de Arte de Algeciras.

Portillo tuvo palabras de agradecimiento para los artistas y patrocinadores, así como para la delegación de Cultura del Ayuntamiento de La Línea y la directora del Museo por su interés en mostrarla. Willy Fog seguirá su viaje por otras ciudades, pero hasta el 31 de agosto hará escala en La Línea de la Concepción.

Fuente: LaCalleReal – ENLACE

‘ARENA EN LOS BOLSILLOS’ UN DISCO «BASTANTE PINTADO» DONDE MANOLO GARCÍA RINDIÓ HOMENAJE A UNA FAMILIA DE RANAS

Así es cómo se compuso su début en solitario

Arena en los bolsillos (1998) fue el debut en solitario de Manolo García. Un empezar desde cero que afrontó con ilusión, aunque se encontraba «un poco fuera de juego» desde la disolución de El Último de la Fila. Pocos días antes de su lanzamiento, visitó los estudios de LOS40 y habló de su separación de Quimi Portet, de las canciones que había «pintado» para el disco o de lo que más destacaba de su grabación: una familia de ranas que no paraban de croar. Dos de las canciones de Arena en los bolsillos, se convirtieron también en su debut en solitario en el nº1 de LOS40Pájaros de barro y Carbón y ramas secas.

«Ya no estábamos jugando al ping pong»

El 4 de Mayo de 1998, solo cuatro meses después de que El Último de la Fila anunciara oficialmente su disolución, Manolo García debutó en solitario con Arena en los bolsillos. Atrás quedaban 14 años como pareja musical junto a Quimi Portet, siete álbumes (además de recopilatorios y rarezas) y más de dos millones y medio de copias vendidas. Fue una ruptura «muy natural», basada en el respeto mutuo.

Tan normal fue, que Manolo García lo explicaba así en la entrevista realizada por Juan Guilarte en los estudios de LOS40 en Barcelona«… poco a poco teníamos una mesa de ping pong, estábamos jugando, empezamos jugando muchas partidas, luego íbamos jugando ‘oye a ver si mañana quedamos para echar una partidita de ping pong’. Al final pues cada vez íbamos menos a la mesa de ping pong, las palas se quedaron solas. Otro día se perdió la pelota… al final ‘¿oye, dónde está la pelota?, oye ¿y la mesa?, se han llevado la mesa’. Ya no estábamos jugando al ping pong, con lo cual… ‘ahora que dices, el ping pong, pues yo ahora estoy jugando al tenis’, ‘pues mira, yo ahora voy en bicicleta’. Natural, todo muy natural»

«Empecé este disco engañándome a mí mismo»

Aunque después reconocería que tras la disolución de El Último de la Fila García se había quedado «un poco fuera de juego», lo cierto es que por entonces ya había empezado a gestar las canciones de su debut. La tarea de empezar de cero era arriesgada, un reto que el artista afrontó con ilusión y alegría: «es una decisión que tomas, nadie te obliga».

Manolo García compuso las canciones de Arena en los bolsillos mientras pintaba, poco a poco y engañándose un poco, sin asumir que realmente estaba haciendo un disco: «Yo empecé este disco poco a poco y engañándome a mí mismo. No me decía a mí mismo ‘voy a hacer un disco’. No, me levantaba por la mañana y me ponía un poco a preparar cosas, me ponía a pintar y luego cogía la guitarra, poco a poco, y estaba divirtiéndome. Estaba haciendo el disco ya, es evidente, pero yo no me lo decía a mí mismo así, no me lo dejaba ver así a mí mismo»

«Es un disco muy pintado»

Y así, poniendo una cortina de humo y divirtiéndose, fueron saliendo las canciones de Arena en los bolsillos12 temas originales, además de una versión libre del tema Carbón y ramas secas y la versión instrumental de Pájaros de barro. Todas están escritas y compuestas por el artista barcelonés, a excepción de La sombra de una palmera, en la que también participan Pedro Javier González y Nacho Lesko.

En Pájaros de barroA San Fernando, un ratito a pie y otro caminando o Como quien da un refrescoManolo García contaba sus cosas a su manera: «Cada persona que compone, que hace canciones, se deja llevar. Me gusta hacer fotos, las canciones son imágenes, diferentes secuencias de momentos de tus días, de tus noches, de tus minutos, de tu tiempo»

Durante el proceso de composición, García pintaba y exponía sus cuadros. De ahí que Arena en los bolsillos sea un disco «bastante pintado», desde la portada hasta las canciones: «La portada es un cuadro mío. Es un disco bastante pintado y muchas de estas canciones han salido pintando y en pequeñas paradas de un cuadro he hecho un tema. Cuando un tema no me salía, me ponía a pintar. Como la línea de trabajo ha sido esa, por cada canción hay un cuadro»

«Yo he hecho el disco que quería»

Una vez terminado el repertorio, Manolo García viajó a los estudios The Town House de Londres, entre febrero y marzo de 1998. Le acompañaron Nacho Lesko (teclados, percusión, flauta) o Pedro Javier González y Pedro Andrea (guitarras). De la producción se encargó el propio Manolo García porque no encontró a nadie que le gustara para esta tarea.

«Yo he hecho el disco que quería. Nadie me ha impuesto nada, y eso va para bien y para mal. Si gusta, estupendo, si no gusta pues me lo como con patatas. Pero yo estoy contento con él. Yo me lo he pasado muy bien y eso va por delante siempre», decía Manolo García en LOS40 días antes del lanzamiento de Arena en los bolsillos.

No se lo tuvo que «comer con patatas». El debut de García gustó, y mucho. A lo largo del tiempo ha vendido más de 900.000 copias. Sumadas a las conseguidas con su caja de singles, alcanza la barrera mítica del millón de ejemplares. Además, el mismo día que se ponía a la venta, entró directamente en el nº 1 de AFYVE, puesto que mantuvo durante cuatro semanas consecutivas.

La familia de ranas

Con el sentido del humor que caracteriza al artista, cuando era cuestionado por lo más destacado de su primer disco, por lo que más le había enriquecido, respondía sin dudar: una familia de ranas«Pues, una familia de ranas que hay ahí en el disco, de batracios, que estaban ahí trabajando todo el día en el estudio donde nosotros estábamos. Pues todo el día estábamos bajo luz artificial, encerrados, y fuera, cada atardecer, cada día cuando caía el sol, lloviese, nevase, chuzos de punta… San Pedro mandaba sus inclemencias o sus clemencias normales del día, daba igual, la familia batracia ahí, croac, croac. Campeonas. Padre rana, madre rana, hija rana, amante de la madre o del padre, no sé muy bien los vínculos familiares y amistosos… yo pensaba estos animalillos silvestres, qué bonito, en medio de esta ciudad espantosamente ruidosa, y aquí siguen con su trabajo, el trabajo que les ha encomendado el creador. Colegas ¡a croar¡ y ellas ahí croac croac. Qué bonito. Y eso lo he aprendido. Ya sabía yo que los animalillos lo tienen claro todo, pero muy bien. Pequeño homenaje mundial, humildemente de un servidor, familia batracia aquí va incluida»

La familia batracia aparece durante un minuto y medio en Carbón y ramas secas: «ahí ellas participando en el caos general».

Debut en el nº1 de LOS40

Manolo García ya sabía lo que suponía llegar al nº 1 de Los 40 Principales cuando formaba parte de El Ultimo de la Fila. Nada menos que seis canciones de su etapa junto a Quimi Portet habían alcanzado ese puesto entre 1988 y 1995.

Pájaros de barro, primer single de Arena en los bolsillos, fue el debut en el nº 1 de LOS40 de Manolo García. El tema alcanzó el sitio de honor el 20 de Junio de 1998. También lideró la lista, entre el 22 y el 28 de Agosto, Carbón y ramas secas.

Solo cinco meses después de su debut en solitario, Manolo García recibió su primer Premio Ondas en la categoría de Mejor Artista en Directo. También obtuvo tres Premios de la Música (Mejor Artista Pop, Mejor Álbum, Mejor Producción Artística) y dos Premios Amigo (Mejor Solista Masculino Español y Mejor Álbum español).

Fuente: Los 40 – Alicia Sanchez Gomez – ENLACE

X