Monthly Archives: agosto 2018

«En la cercanía con el público es donde un músico demuestra su poderío»

El intérprete catalán presentará el 8 de septiembre en el Auditorio de la Cartuja de Sevilla y el 22 del mismo mes en Málaga su último disco, ‘Geometría del rayo’.

«Urge alentar y hacer piña / con esos pocos lúcidos / que luchan por conseguir / que no se apague / el fuego sagrado, antiguo / que nos separa de las tinieblas», canta Manolo García en Urge, uno de los temas de su último álbum, Geometría del rayo(Sony), en el que el ex componente de Los Rápidos, Los Burros y El Último de la Fila, ya con dos décadas de exitosa trayectoria en solitario, se alinea con los que «no se quieren conformar con la cultura del entretenimiento fácil de nuestro tiempo». Tras su paso por varias ciudades andaluzas esta primavera, García retoma en septiembre su gira y entre otras escalas estará en Sevilla, en el Auditorio Rocío Jurado, el día 8 y en Málaga, en el Auditorio Municipal, el 22, donde ofrecerá esos intensos y entregados directos con los que el cantante se ha ganado una gran legión de seguidores. En esta entrevista, el músico catalán habla del arte como redención, de su apuesta por estar cerca del público en un tiempo de plataformas virtuales, de sus conexiones con el Sur y de su determinación de vivir en el presente y no caer en las trampas de la nostalgia.

-Dedica Geometría del rayo a todos aquellos que no pueden vivir sin el arte.

-Vivimos en una sociedad industrializada, tecnológica, en la que uno tiene que ganarse la vida y todo está muy apretado y no hay compasión. Tienes que producir y trabajar todos los días, con la excepción de los descansos semanales y unas vacaciones que ya se te acaban el uno de septiembre, y pobre de aquél que no tiene una válvula de escape a eso. El arte es esa cosa inmaterial, etérea, que es como un sueño maravilloso. El día a día te obliga a demasiadas cosas, y el arte te ayuda a volar, te da la libertad, que es una palabra clave. A veces, esa libertad se consigue de una manera muy sencilla: con un buen libro, una obra de teatro, escuchando música, ante un cuadro o en una conversación con un amigo.

-«Quiero esa pasión, quiero esa ilusión», dice en uno de los temas recientes, y son dos términos que encajan a la perfección en sus directos, en los que el público admira su entrega. ¿Qué puede contar de los conciertos de esta gira?

-No concibo la vida sin esa emoción, sin esas ganas. Eso de abrir los ojos cada mañana y decir: Qué suerte, tenemos un nuevo día para vivir, para intentar buscar esa poesía que hay en la vida, que puede estar en todo si tú vas con la predisposición de buscarla. La apatía y la rutina son un no vivir, y yo no quiero eso. Yo necesito la emoción: en el proceso de hacer canciones, de crear. Intento dar lo que llevo dentro, porque desde la prehistoria la vida es muy prosaica; entonces el hombre tenía que ganarse el sustento mediante la caza, pero también se sentaba bajo las estrellas o cantaba y asomaba ese misterio poderoso que todos tenemos dentro. Yo me estremezco a menudo cuando oigo a alguien cantar, y me gusta pensar que hay algo de ese antiguo misterio en la música. Por eso, porque es algo muy especial, tienes que dedicarte a ello con vehemencia.

«EL DÍA A DÍA NOS HACE ESCLAVOS DE DEMASIADAS COSAS, Y EL ARTE TE AYUDA A VOLAR, TE DA LIBERTAD»

-Quizás ese acto de comunicación que es la música sea más complejo ahora. Usted salió en defensa hace poco de Amaia Montero por las críticas que recibió tras una actuación en la que no parecía muy centrada. Hoy, con las redes sociales, ¿hay demasiada gente que, como dice usted en una canción, «patea lo sembrado»?

-Yo me abstengo en el tema de las redes sociales, no es una herramienta que yo use, y aquí estamos ante un asunto muy complicado. Creo que si tienes una opinión diferente debes decirlo a la cara, no es ético eso de insultar a alguien, actuar con saña, y escudarse en el anonimato. Con Amaia he coincidido muchas veces, y a mí ese ataque a una compañera me dolió, porque considero que ante todo a las personas hay que respetarlas. Vale, ella pudo tener un mal día, pero si eres conductor de autobús y una vez haces una maniobra equivocada, ¿eso ya invalida todo lo que has hecho antes? No lo creo. Estoy muy al margen de las redes, a mí todo esto me cogió mayor, pero no entiendo muy bien ese ensañamiento que a veces se da. ¿Quién eres tú para juzgar y machacar a los otros? ¿Eres perfecto? Todos somos humanos y ese concepto incluye inevitablemente la posibilidad de fallar.

-Usted es el ejemplo de que un músico no necesita exhibirse en las redes ni hacer publicidad para mantener su carrera a flote.

-Me parece muy bien que alguien que empieza use esos cauces para divulgar su trabajo, todo modo de promocionar tu trabajo es correcto. Otra cosa es cómo nos tratan las empresas que manejan las redes. Youtube, Spotify… esa es una conversación en la que no quiero entrar porque es muy dura. Es terrible cómo tratan a los músicos, cómo nos ponen palos en las ruedas. Pero, insisto, a quien quiera poner sus canciones ahí no lo critico. Es curioso, pero yo, incluso antes de que internet cambiara el panorama, pensaba que es en los conciertos, en las giras, en la cercanía con el público, donde un artista demuestra su poderío. Es así como un músico se gana el respeto del público y acaba perdurando. Donde se ve todo es en la realidad, en el cuerpo a cuerpo. Y en los discos, que son el modo de echar el ancla y ganarte la admiración de la gente. Yo no sé cuántas veces he escuchado a Pink Floyd, por ejemplo, ese respeto que yo les tengo va a estar siempre en mi vida.

-Usted se ganó la admiración de la gente con canciones como Pájaros de barro o Nunca el tiempo es perdido. ¿Esos hitos anteriores suponen algún tipo de presión a la hora de componer?

-En absoluto, yo me olvido. Lo que ya pasó es eso, pasado. Si un tema funcionó, no intento repetirlo. Eso sería una falta de respeto, para conmigo mismo y para el público. En buscar un camino nuevo, un desafío, está la alegría. Si te estancas en una fórmula te aburres a ti mismo y no puedes emocionar al público. Eso no quita que si alguien me pide una canción en un concierto yo la toque. No tengo ningún problema, son obras mías y estoy orgulloso. Pero Geometría del rayo es mi día de hoy, donde está lo que soy ahora. Un artista tiene que buscarse, arriesgarse, aunque salga mal.

El artista catalán, durante un concierto.

El artista catalán, durante un concierto. D. S.

-Una letra suya dice que «el tiempo al avanzar va dejando atrás rumbos extraviados». ¿En algún momento se perdió Manolo García? ¿Hay algún pasaje de su carrera que contemple con cierto bochorno?

-No. Todos somos un poco Guadiana, entramos y salimos, somos algo y dejamos de serlo, pero no recuerdo nada con especial vergüenza. La etapa más difícil fue después de disolver El Último de la Fila. Estaba tranquilo, pintando, pero me preguntaba qué iba a hacer con mi vida. Fue un acierto dejarme llevar y que mi instinto me mandase. No estuve apretándome a mí mismo, me dije que lo que me apeteciera ya saldría. Luego saqué mi disco en solitario y a partir de ahí todo fueron alegrías. Ese paréntesis no fue de alegría ni de tristeza, fue simplemente un tiempo detenido.

-En uno de sus libros, La historia del buen viejo y la bella muchacha, Italo Svevo decía que era fácil rechazar una vez un dinero que te ofrecen, pero no tanto hacerlo cuando te lo proponen por segunda vez. ¿En cuántas ocasiones se ha visto tentado por la reunión de El Último de la Fila?

-[Ríe] Uf, muchísimas. Y si tú tienes una convicción no es difícil esa renuncia, si tienes dudas resulta más complicado. Ya digo, no soy una persona que suela caer en la añoranza. Pienso que no hay que volver al sitio donde fuiste feliz, ya fuiste feliz, ahora hay que buscar nuevos lugares. Así actúo siempre. También porque yo tengo un recuerdo sagrado de mi experiencia con El Último de la Fila, y no quiero manchar eso. Hace tres o cuatro años hicimos un reencuentro puntual de Los Burros y Los Rápidos y dimos un par de conciertos en Madrid. Fue como hacer una barbacoa con antiguos compañeros, algo bonito, pero anecdótico. Cuando alguien te pregunta por qué no se reúne de nuevo El Último de la Fila yo suelo decirles: tú en realidad no quieres que vuelva El Último de la Fila, tú quieres que vuelvan tus veinte años. Y eso no va a ocurrir. Si ahora tienes cincuenta o sesenta, disfrútalos, es otro momento. Y ponte los discos. Yo vuelvo a menudo a Pink Floyd, y a Triana…

«LA GENTE QUE QUIERE EL REGRESO DE EL ÚLTIMO DE LA FILA LO QUE QUIERE EN REALIDAD ES VOLVER A TENER 20 AÑOS»

-Precisamente quería preguntarle por Triana y por Smash, por todos esos referentes del Sur que tiene.

-De jovencito flipas con la música anglosajona, con Janis Joplin, Led Zeppelin… pero un día descubres a unos que son de aquí, que cantan en tu lengua, que mezclan la guitarra española con la eléctrica, y eso te gusta muchísimo. Hay bandas del rock andaluz que son maravillosas y que han dejado un legado, pero yo por Triana siento debilidad y me fascina cómo componía Jesús de la Rosa. Igual que me enamora Camarón. Yo soy catalán, pero para que te guste alguien tan auténtico como Camarón no importa tu procedencia. Ahora estoy maravillado con La Chana, vi un documental sobre ella y estoy deseando verla bailar. Mira, estamos hartos de móviles, de mensajitos, de chorradas, y yo lo que quiero es algo genuino. Como cuando tu amigo de Utrera te da unos tomates que no tienen nada que ver con los del supermercado. Pues en la música y en el arte lo que importa es el tomate real. Estamos en un tiempo de fast food, en el que intentan llevarnos al consumo rápido, que ganemos pasta, pero ¿y la emoción?

-Hoy también hay que tener cuidado con los mensajes que se mandan, porque todo se tergiversa muy rápido. He leído que usted cambia la letra de Disneylandia, de Los Burros, cuando la interpreta en directo. Que hay un momento en el que decía «si no vuelves te mataré» y ha suprimido esa frase por todos los casos de violencia de género que se dan…

-Uno no debe tomarse esa letra de manera literal, hay que ver el contexto de las cosas. Si un andaluz te dice qué hijo de puta no te está insultando, lo más probable es que te lo diga en plan cariñoso. Lo que pasa es que esa libertad con la que te expresas puede colisionar con la realidad. Por supuesto que nadie puede agredir ni tocarle un pelo a nadie, y que hoy hay que ser beligerante con eso. Hace tiempo que no la interpreto, pero si mañana la cantara le cambiaría la letra a Disneylandia, sí, y no diría eso de «si no vuelves te mataré», que era una frase hecha, sino que diría «si decides no volver te respetaré». El tema del maltrato es una epidemia y hay que ponerse firmes.

Fuente: Diario de Sevilla – ENLACE

Molinicos tiene preparada una programación cultural con diversidad de actividades, Pedro Javier Gonzalez entre ellas

Molinicos arranca su programación cultural con motivo de sus fiestas de septiembre, una programación a la altura de las grandes ciudades pero enmarcada en la sierra.

Molinicos, vuelve a ser escenario de cine este viernes 24 de agosto con la proyección de la película Muchos Hijos, un Mono y un Castillo, ganadora de un Goya en 2018 con la compañía de Julita y Gustavo Salmerón, protagonista y director de la película. Esta actividad, organizada en conjunto con Rizoma, será el chupinazo perfecto que precederá a la velada del día siguiente, la noche de Música en los Rincones el sábado 25 de agosto.

II edición de “Música en los rincones”. Una apuesta del Ayuntamiento de Molinicos para dar valor a los rincones del casco antiguo, como movimiento asociativo de mejora y acondicionamiento de los barrios y para dar un espacio a músicos (tanto amateur como profesionales). Se realizará el 25 de agosto a partir de las 21.30 horas, momento en que, los grupos y solistas musicales, situados en mágicos rincones del casco antiguo de Molinicos, irán ofreciendo sus distintas propuestas musicales a lo largo de un paseo tan agradable como sorprendente. Destaca la participación de cantautores locales y nacionales y en especial la de Pedro Javier González, vecino de Molinicos afincado en Barcelona, quien ha prestado su música a grupos y artistas de la talla de Manolo García o Serrat entre otros, y que cerrará la maravillosa velada a las 0:30 horas con su espectáculo Joyas para guitarra flamenca.

El 26 de agosto viviremos una experiencia única, en la Piscina Municipal, a partir de las 21.30 h donde tendrá lugar el primer espectáculo teatral Acuático, de España, con la obra de teatro “La Sirenita” y dirigido al público infantil.

El 27 de agosto, Molinicos rendirá un merecido homenaje a su trayectoria profesional, al torero Pepe Osuna, natural de la localidad serrana de Molinicos.

Del 29 al 2 de septiembre se celebrarán las fiestas anuales, con la celebración del II Encuentro Nacional de Pueblos con Vereda, organizado por el Consorcio de Encierros por Vereda y la Asociación Sierra Brava.

Todas las actividades son gratuitas.

Fuente: AlbaceteAbierto.es – ENLACE

Un año y otro año… Manolo García

En directo en el Auditori de Sant Cugat el 2/2/2012 presentando su disco Los Días Intactos

Un año y otro año,tanto tiempo.
Tantas lunas de agosto que cumplen.
Un viento cálido del sur llegó
y tú llegaste en él y llegaste anhelando.
Un año y otro año,tanto tiempo.
Tantas lunas de agosto que cumplen.
Un año y otro año,tanto tiempo.

#ManoloGarcía, Iñigo Goldaracena, #NachoLesko, Juan Carlos Garcia, Ricardo Marín, Victor Iniesta, Charly Sardá #Unañoyotroaño

En el taller de tornería… por José Lucena

Este post no recoge los hechos tal y como ocurrieron, es sólo una pequeña recreación literaria del momento que me hubiera gustado vivir en primera persona si me dieran a elegir en la historia del Último de la Fila. Los primeros e intensos momentos en ese taller de tornería que a base de esfuerzo y creatividad alumbró Enemigos de los ajeno:

La oxidada puerta de metal emitió un chirrido agudo y desagradable dejando a la vista un rectángulo lleno de máquinas abandonadas y herrumbre. Los mugrientos cristales laterales apenas dejaban pasar la luz. La sombra alargada y curiosa, de Quimi y Manolo, se adentró presurosa antes de que pudieran dar el primer paso al interior.
– Esto tiene un curro bestial para adecentarlo.- Dijo Quimi con una sonrisa de oreja a oreja.
– Tío yo ya lo veo limpio. Esto será nuestro taller artesanal día y noche. A la derecha un garaje y a la izquierda una nave de tornería en funcionamiento, a ver quién hace más ruido. Jajaja.- Manolo no había perdido su destreza a la batería y de inmediato cruzaba los brazos y simulaba un redoble terminado en platillo.
El padre de Manolo había conseguido aquella nave por un precio irrisorio gracias a sus contactos en el barrio. Una tornería abandonada que sólo servía para acumular polvo pero que sería el lugar perfecto para trabajar sin descanso hasta que un puñado de canciones, aún sin nombre, cambiase el curso de la historia musical de nuestro país.
– ¿Qué tal chicos, como va todo? ¿Hace falta que os eche una mano?- Manuel era un hombre generoso, curtido a sol y arado, presto a poner sus manos al servicio de todo aquello que considerase que merecía la pena. Venía de los campos de Férez, acostumbrado al trabajo, muchas veces desagradecido, del campo. Ahora al mirar a su excitado hijo, resonaban las palabras de su padre, recordaba su sentido del pan y la tierra como lo único que podía orientar la vida del hombre y aquella charla llena de comprensión antes de partir hacia Barcelona. – Padre la tierra es dura y una veces da y otras no, en la capital haré oficio, tendré lo necesario para sacar a la familia adelante y no tendré que estar mirando el cielo a la espera de lluvias. Es el futuro.- Su padre asintiendo, poco convencido, pensando en salir a la huerta y cuidar de los animales pero con la férrea convicción de que la libertad y las decisiones personales han de ser respetadas. – Manuel, ¿Cuándo sales?. Espera tengo 100 pesetas que te ayudaran en esta aventura, si va mal sabes que la tierra y las bestias no te fallarán nunca y que aquí están tus raíces.

– ¡Papá esto es la leche!, un escobazo por allí otro por allá y ya estamos zumbando.- Manolo inquieto no dejaba de bailar de un pie a otro y Quimi asentía ubicando mentalmente todo lo que necesitaban.
– Allí el catre, el descanso del cuerpo es tan necesario como el del espíritu. En este lado el teclado y la banqueta. Aquí la zona de musarañas, tramontana y guitarra.- Quimi divertido organizaba los espacios, se movía extendiendo las manos sobre los objetos imaginarios.
– Zagales que no tengo todo el día y he venido a ayudar. Vamos con la faena.- Don Manuel comenzó a mover una caja de herramientas oxidadas, fue el primer objeto que desplazaron de una serie interminable y que fueron arrumbándose de manera más o menos ordenada al fondo de la nave, sobre la pared.
Tres días más tarde el local había cambiado de aspecto, un paño cubría un pesado torno que ocupaba la zona izquierda de la nave un par de camas plegables al fondo, una mesa de dibujo llena de garabatos, un par de guitarras, un amplificador, un pequeño teclado y montones de papeles arañados con notas y letras.
– Nos merecemos unas cervezas Quimi.
– Ni lo jures Chaval
La puerta volvió a cerrarse chirriando, dejando el espacio mudo tras de sí.
– Tío, falta engrasar, esto es un cante.- Dijo Manolo y se dio media vuelta y comenzó a abrir otra vez.
– Manolo, tío, después, ¡que estoy seco!
– Espera, no es por la puerta, he visto en ese bloque una chica en la ventana y me ha llegado un latigazo tengo que escribirlo, empezaría con algo así … “Veo tu casa desde mi balcón Chimeneas y tu ropa al sol”.
– Mola, la birras tendrán que esperar .- dijo Quimi mientras que encendía un cigarrillo.- Además así anoto una binomio interestelar que me ronda la cabeza “Flores Raras”, no sé cuando lo utilizaré pero seguro que encaja bien en algún tema.

Manolo García y Pablo López actuarán en los ‘Festivales de Albacete’

Sus conciertos tendrán lugar en la plaza de toros. También se han presentado los festivales ‘Pulso sonoro’ y ‘Poetas del rock’

Los ‘Festivales de Albacete’ contarán este año con los conciertos de Pablo López y Manolo García, que actuarán en la Plaza de Toros de la capital. Pablo López presentará en Albacete el concierto de su gira ‘Santa Liberdad’ en un concierto que tendrá lugar el 30 de agosto. Manolo García actuará el 1 de septiembre.

El Ayuntamiento también ha anunciado el programa ‘Patio Flamenco’ con Antonio Reyes (22 de agosto), Sonia Miranda (23 de agosto) y Manuel Cuevas (24 de agosto), que actuarán en el Patio de Caballos del coso albaceteño.

Además, en la Caseta de los Jardinillos se celebrará el ‘Pulso sonoro’ el 25 de agosto, con ‘Burrito Panza’, ‘Cerrolobo’ o ‘El viaje de Elliot’; la entrada es gratuita. Y el certamen de ‘Poetas del rock’ será el 31 de agosto, con ‘Sidecar’, ‘Funanbulista’, ‘Beret’ y ‘Clakowsky’.

la Plaza del Altozano acogerá el 27 de agosto el espectáculo de calle ‘Aware’. Mientras que en el Parque Abelardo Sánchez tendrá lugar los montajes ‘Cambuyón’, el 28 de agosto, y ‘Accident’, el día 29.

Fuente: Cadena Ser – EP – Albacete – ENLACE

X