Monthly Archives: agosto 2016

Vitalisme màgic / Vitalismo mágico

Malgrat les figures internacionals que passen per Porta Ferrada i altres punts del territori, havia de ser Manolo García qui fes saltar la banca amb un concert que va reunir tres mil espectadors. La platea es va convertir en una gran pista de ball i els assistents van vibrar al llarg de 32 temes, després d’una introducció de la cantant i poeta Ivette Nadal.

“Pel Manolo, el que sigui”, repetia un aficionat abans de començar el concert. I el Manolo no va decebre ningú amb la seva onada d’entusiasme i simpatia, combinant temes del seu últim disc amb altres que tenen quatre dècades. La banda va reunir deu músics, entre els quals hi havia dos veterans de Los Rápidos i El Último de la Fila, Lluís Visiers i Josep Lluís Pérez, un combo pletòric enmig d’un escenari selvàtic i unes pantalles que alternaven primers plans dels artistes amb treballs plàstics de García. El primer tema, San Gennaro, ja va ser una declaració d’intencions de la vigència de l’obra de les velles bandes. La balada formava part del repertori del retorn de Los Rápidos i Los Burros, que es va fer al Razzmatazz al febrer. En la primera part del recital van abundar les cançons del nou disc, Todo es ahora, corejades pels assistents. Amb la gent a la butxaca, van interpretar Para que no se duerman los sentidos iNunca el tiempo es perdido, fins a l’apoteosi, Prefiero el trapecio, en què el cantant del Poblenou es va submergir en la massa de públic fins a enfilar-se per la graderia en un rampell d’èxtasi.

Plenes de saviesa, les lletres de Manolo són un desplegable en què es combinen les imatges animals i de la natura amb els epitafis, els haikus i les històries quotidianes, un cant a la vida i la felicitat, amb flaixos surrealistes i vitalisme. Una tarde de sol, Llanto de pasión, l’himne llibertari Insurrección, la divertida Gladiadora, Como un burro amarrado a la puerta del baile i tantes altres van sonar vives. També per la qualitat del grup i la veu de l’estimat Lico Manuel, Manolo García, tot gratitud i esplendor.

Fuente: El Punt Avui – David Castillo – ENLACE – Foto: Manel Lladó

Castellano:

A pesar de las figuras internacionales que pasan por Porta Ferrada y otros puntos del territorio, debía ser Manolo García quien hiciera saltar la banca con un concierto que reunió tres mil espectadores.La platea se convirtió en una gran pista de baile y los asistentes vibraron a lo largo de 32 temas, tras una introducción de la cantante y poeta Ivette Nadal.

«Por Manolo, lo que sea», repetía un aficionado antes de empezar el concierto. Y Manolo no decepcionó a nadie con su ola de entusiasmo y simpatía, combinando temas de su último disco con otros que tienen cuatro décadas. La banda reunió diez músicos, entre los que había dos veteranos de Los Rápidos y El Último de la Fila, Lluís Visiers y José Luis Pérez, un combo pletórico medio de un escenario selvático y unas pantallas que alternaban primeros planos de los artistas con trabajos plásticos de García. El primer tema, San Gennaro , ya fue una declaración de intenciones de la vigencia de la obra de las viejas bandas. La balada formaba parte del repertorio del regreso de Los Rápidos y Los Burros, que se hizo en el Razzmatazz en febrero. En la primera parte del recital abundaron las canciones del nuevo disco, Todo es ahora , coreadas por los asistentes. Con la gente en el bolsillo, interpretaron Para que no se duerman los sentidos y Nunca el tiempo se perdido , hasta la apoteosis, Prefiero el trapecio , en el que el cantante de Poblenou se sumergió en la masa de público hasta trepar -se por la grada en un arrebato de éxtasis.

Llenas de sabiduría, las letras de Manolo son un desplegable en el que se combinan las imágenes animales y de la naturaleza con los epitafios, los haikus y las historias cotidianas, un canto a la vida y la felicidad, con flashes surrealistas y vitalismo. Una tarde de sol ,Llanto de pasión , el himno libertario Insurrección , la divertidagladiadores , Como un burro amarrado a la puerta del baile y tantas otras sonaron vivas. También por la calidad del grupo y la voz del amado Lico Manuel, Manolo García, todo gratitud y esplendor.

 

Carta a un oro olímpico de 37 años

«sé que el que más te gusta, la música que te acompaña a diario en el coche es la de Manolo García»

Ruth Beitia, con 1,97 metros, logra la medalla más paciente del mundo después de cuatro JJOO y 26 años en el salto de altura

Sabina te diría: «Nunca es demasiado tarde, princesa». Pero como sé que el que más te gusta, la música que te acompaña a diario en el coche es la de Manolo García, será mejor decirte lo que tú ya sabes de sobra, «nunca el tiempo es perdido» y hasta recordarte que «cuando tú regresas, las mañanas levantan el vuelo».

Y, sí, claro que hoy es una de esas mañanas. Quizá la mejor de tu vida, oro olímpico, al fin, a los 37 años, Ruth Beitia Vila, tanto tiempo esperando, tantas lesiones y pesadillas vencidas, tanta paciencia los inviernos, «nunca el tiempo es perdido», lo dice la canción y hay pocas canciones que mientan.

 Hoy, no se sabe si glorificarte o es suficiente con admirarte. Pero hay resultados como éste que imponen de veras. Máxime si se compara tu edad con los 18 años de la norteamericana Vashti Cunningham. Entonces no se sabe dónde está el límite entre la realidad y el cuento de hadas.

No se sabe siquiera si esto de hoy es un alegato a lo imposible. Una mano o una broma del destino. Pero sí se sabe que tú oro olímpico ya está aquí y que llegó, a fuego lento, en el estadio Joao Havelange, a 8.000 kilómetros de tu casa, en Santander. Te ha sido suficiente con 1,97 metros.

La atleta cántabra Ruth Beitia celebra su medalla de oro en salto de altura en los JJOO de Rio. REUTERS/Dominic Ebenbichler

La atleta cántabra Ruth Beitia celebra su medalla de oro en salto de altura en los JJOO de Rio. REUTERS/Dominic Ebenbichler

Son los tiempos que corren en el salto de altura y que tú has interpretado antes que nadie. Así que nosotros tenemos el deber moral de recitar de memoria ese podio que nos deja Rio: Ruth Beitia, Mirela Demireva y Blanka Vlasic. Se dice y no se cree. Campeona olímpica. Hay lugares adónde la imaginación no sabe cómo llegar.

Al fondo quedan los días y los cielos lluviosos, la libreta de tu entrenador y tantas gentes de tu generación que se retiraron hace tanto. Es la certeza de que no ardió tu paciencia en todo este tiempo y de que no siempre fue fácil. La intuición de reinventarse y de volver a vivir a Santander, a ver el mar desde tu ventana.

Aún recuerdo a la antigua Ruth Beitia, la que no pasó la previa a los 25 años en los Juegos de Atenas 2004. La que no imaginaba solución a sus dolores de espalda. La que veía que el tiempo pasaba y el destino no la tomaba la mano.

Tampoco lo hizo en Pekin 2008, séptima, pero lo que seguíamos sin imaginar entonces, princesa, es que «nunca es demasiado tarde» y que, sin aproximarse a los 2,08 metros que saltaba la croata Blanca Vlasic, algún día también podrías ser medallista. Así ha sido.

La atleta cántabra Ruth Beitia con su medalla de oro en salto de altura en los JJOO de Rio. REUTERS/Dylan Martinez

La atleta cántabra Ruth Beitia con su medalla de oro en salto de altura en los JJOO de Rio. REUTERS/Dylan Martinez

El resultado es hoy, 48 meses despues del cuarto puesto de los Juegos de Londres. Un desafío que has ejecutado con seguridad antes y después de llegar a Río. Así que hoy nos hiciste un poco más sabios. Nos has demostrado que un oro olímpico no es incompatible con trabajar y estudiar, matriculada como estás ahora en la Facultad de Psicología.

Y la motivación. Sobre todo, esa motivación, que se resigna a envejecer. A los 37 años, seamos realistas, no es lógico estar en Río. La edad media de las 17 finalistas no era esa. Pero tú tienes una diferencia. «Adoro competir», replicas cada día que te preguntan y, si te dan a elegir, prefieres que nadie te llame princesa. No naciste para serlo, dices y les dices a tus sobrinos.

Y eso es carácter, Ruth, tu primera medalla, según tu entrenador, el viejo Ramón Torralbo, sabia consecuencia de ésta y de las trece medallas que llegaron con anterioridad, casi todas en estos últimos cuatro años en los que tus ilusiones también nos pertenecieron a nosotros. Fue un placer vivirlas y conocerlas.

Así que enhorabuena, amiga, y el día que nos falle la paciencia nos acordaremos de tí y de Manolo García y de la letra de esa canción suya en la que nos pide «cabalgar hacia la eternidad». Aquí estás tú, Ruth Beitia Vila, su vivo retrato

Fuente: Público – Alfredo Varona – ENLACE

Carmen García publica nuevo disco en solitario!

Carmen García publica su primer disco en solitario que en realidad es el sexto. Hasta ahora había participado en varias experiencias. Así fue pasando por Carmen Virus (‘Espíritu ansioso’ y ‘Llévame’), Carmen (‘Carmen’ y ‘Escapas o sólo caminas’) y con Maine Coon nos dejó ‘Subiendo a los tejados’.

carmen_16.03.07_sesión para disco-1-15

Cinco buenos trabajos que le han servido para consolidar su capacidad como cantante y compositora, por lo que consideró que había llegado el momento ideal para caminar sola, naciendo este proyecto personal y distinto que ahora presenta. El resultado de esta experiencia se llama «Sid». Un título más que apropiado…

Nueve composiciones propias con una canción (‘Habitación de hotel’) que se incluye en versión eléctrica y versión acústica, siendo de destacar que en la primera colabora Manolo García poniendo voces, aunque su participación no se limita a este tema, sino que también toca las guitarras en ‘Lejos de todo’. Y para completar el trabajo incluye una excelente adaptación (hecha por ella misma) del tema ‘Hurt’ de Nine Inch Nails escrito por Trent Reznor.

Carmen camina entre el rock y el pop con algún que otro toque folkie e incluso un inquietante paseo por la psicodelia. Bases rotundas que dan aún más fuerza a unos temas con unas melodías muy bien definidas, porque en estos tiempos en que mucha gente se centra en la elaboración de temas machacones que olvidan el aspecto melódico de la canción, ella cuida con esmero la melodía, aunque también utilice las potentes bases rítmicas de Pepe Bao al bajo y David Bao a la batería. El disco se grabó en los estudios Music Lan de Avinyonet de Puigventòs (Figueres) con producción de Valen Nieto, que también se encarga de las guitarras acústicas, las percusiones, los sintetizadores y los coros. El grupo de participantes en la grabación se completa con las guitarras eléctricas de Víctor Valiente y Xavi Mur, que interviene en un par de temas.

«Sid» es un disco valiente, en el que Carmen García muestra su amplio universo musical que recibe variadas influencias bien asimiladas por esta inquieta mujer. Su experiencia de años le ha servido para ir absorbiendo músicas y sonidos que ella ha ido pasando por su tamiz personal para crear un estilo propio fácilmente identificable. Escribe además textos muy interesantes en los que pueden aparecer la melancolía o la esperanza, dándose la circunstancia de que la cotidianidad y la imaginación se dan la mano y conviven en esas letras cargadas de poesía.

Así pues «Sid» reúne todos los ingredientes indispensables para crear una buena obra musical: canciones con melodías muy concretas, bases rotundas, arreglos muy apropiados y excelente interpretación, rematando todo esto con unos textos poéticos e inteligentes..
José Maria Esteban – Periodista. Carmen García: http://www.carmengarcia.net

X